¿Creador o espectador?

Lo habitual al salir del cine con un grupo de amigos es comentar la película, y a menudo, cuando alguno de los más aficionados hacemos un apunte relativo al ritmo, la fotografía, el guión o tal o cual escena, siempre sale el listillo de turno a decir que yo no me fijo en esas cosas: a mí la peli me gusta o no me gusta; como si el hecho de comentar los árboles significara que no hemos sido capaces de ver el bosque.

Pero se equivocan (como será evidente para cualquiera que esté leyendo estas líneas, lectores, sin duda, aficionados al análisis y la creación). Como espectadores (o lectores, que al fin y al cabo es una función equivalentes) disfrutamos de la obra tal cual, sin prejuicios. Es después, al terminar, cuando la peli ya nos ha gustado (o no), cuando nos paramos a ver las causas de ese placer (o desagrado).

Como creadores, no debemos dejar que nuestra curiosidad por las estructuras y los intríngulis de las obras nos impida disfrutarlas. Si perdiéramos el placer, perderíamos también el interés. Dejaríamos de ser creadores para pasar a ser, no sé, científicos, meros observadores analíticos. Y la ciencia produce placer, sí, pero el arte no es ciencia. Del mismo modo que para escribir hay que sentarse a poner palabras una detrás de otra (y seguramente un poco de teoría al respecto nos pueda ayudar, puntualmente, a hacerlo), también debemos que disfrutar de la ficción tal cual, independientemente de que después, en las cervezas, destripemos a cada nombre que apareció en los créditos, exluyendo como mucho a los del catering.

También se obtienen ventajas personales con todo este proceso. Para empezar, el placer de una buena película se extiende más allá de su duración, abarcando todo el tiempo posterior en que paladeas sus detalles. Pero además, incluso a películas que no te gustan puedes encontrarles elementos de interés, con lo que al menos las dos horas no están perdidas del todo. Si eres de los que en IMDB sólo puntúa con ceros y dieces, piénsatelo: la ficción tiene muchas capas. Matrix Reloaded tenía unos efectos especiales de quitar el hipo, Hellboy 2: The Golden Army lucía un diseño de personajes capaz de despertar la imaginación de un ejército y Lost in Translation (bostezo)… bueno, no me acuerdo porque casi me duermo, pero algo bueno tendría. Son los primeros ejemplos que me vienen a la cabeza. Sin duda hay pelis aún peores con elementos aún mejores.

De lo que podría sacarse otra conclusión: no sólo hay que seguir a los grandes. No sólo hay que ver a Hitchcock y Welles y Kurosawa. También se pueden sacar ideas de los Wachowski, de Michael Bay o de Ed Wood, si somos capaces de ver lo bueno que cada uno tenga que ofrecer, sea poco o mucho. Y por supuesto, también se aprende mucho de los errores.

Si el que no se fija en esas cosas vota tu corto en Youtube con un cero, no te ofendas. Otro votará con 5 estrellas. Como espectadores, no dan para más (sin duda tendrán cosas buenas que ofrecer en otros campos). Nosotros en cambio, como aficionados a la ficción, contamos con más herramientas que usar cuando sean necesarias. El fontanero no disfruta menos que el adolescente del sexo en la ducha… si se quita el mono de trabajo y deja el equipo en la furgoneta. El autor carga con sus pertrechos todo el tiempo, porque los lleva en la cabeza (exceptuando bolígrafos y diccionarios, vale), pero no tiene que pensar todo el tiempo a través de ellos. Los talleres literarios deben servir precisamente para rellenar de herramientas ese cajón. Del escritor depende no lastrarse cargando con él a todas partes, sino dejarlo a mano para cuando necesite una o la otra. Por ejemplo, al salir del cine, cuando un amigo diga yo no me fijo en esas cosas: a mí la peli me gusta o no me gusta, querrás tener a mano la llave inglesa para pegarle con ella en la cabeza.

0 0 votes
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest
2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
juan ignacio

Hola Alex, No encuentro ningún correo o forma de contato alternativa, por lo que me veo obligado a usar los comentarios para invitarte a visitar el canal del Taller Literario que hemos abierto en http://www.ivoox.com, una plataforma de podcasts y audios, donde creemos que tu trabajo se puede ver debidamente promocionado y difundido. El participar en ivoox no tiene coste alguno, y puedes visitarlo en http://www.ivoox.com/podcast-taller-literario_sq_f2361_1.html Quedo a la espera de tus comentarios, así de poder enviarte de forma privada tu password para la edición de perfil y contenidos, y confío que ivoox resulte de tu agrado. Un saludo, Juan… Leer más »

Javier

Voy a permitirme hacer un paralelismo con el baloncesto, soy entrenador y últimamente me he dado cuenta que, cuanto más sé, más cosas me pierdo, cosas con las que antes disfrutaba. Me explico, puedo ver un partido, ya sea de mi equipo o de otro y estoy continuamente pensando, no puedo parar, escruto el partido analizando, desmenuzando, imaginando alternativas, etc., es decir, filtro las cosas desde el punto de vista técnico y no desde el punto de vista del aficionado, que sólo se ciñe a la belleza de las acciones. En literatura es igual, no se debe perder el norte,… Leer más »