Fanzines

Cuando yo empecé a escribir, o al menos a tomármelo medio en serio, estaban muy de moda los fanzines. No eran ningún invento nuevo (se les atribuyen unos 70 años de historia) pero se volvieron muy comunes gracias a la facilidad de acceso a fotocopiadoras y otras formas de reproducción. Eran publicaciones caseras, organizadas entre amigos, y sus páginas se rellenaban gracias a la colaboración de amigos de amigos de amigos… que eran al final también los únicos que los leíamos.

Había fanzines de todos los géneros, dedicados a música o a juegos re rol, otros hablaban de política o de moda, y por supuesto otros recogían las creaciones literarias de jóvenes autores poco (o nada) conocidos.

La calidad de los contenidos iba pareja a la profesionalidad de sus creadores y colaboradores, es decir, muy irregular y tendiendo a baja. Quizá por eso, publicar en un fanzine no te llevaba a ninguna parte, pero muchos empezamos así y era un empuje de ilusión ver tus poemas o tus relatos encuadernados aunque fuese con dos grapas. Además era una forma interesante de recibir opiniones de lectores, aunque a menudo fuesen, como ya digo, los propios coescritores, que tendíamos a ser demasiado amables los unos con los otros.

Luego las cosas han ido cambiando. Los fanzines pasaron a llamarse «prensa gratuita» y a diversificarse abarcando desde periódicos semi-sensacionalistas como el 20 Minutos, a decanos del rock como MondoSonoro, pasando por muchas otras menos conocidas pero más interesantes, que satisfacen al más alternativo, y con un diseño y nivel de calidad sencillamente sorprendentes. Otro cambio ha llegado a través de internet y sus blogs especializados.

Pero a medio camino entre unos y otros, siguen existiendo los fanzines literarios. El otro día me escribieron de Revista Ohio para ofrecerme participar, y que corriera la voz. Yo no me he parado a enviarles nada, y ellos mientras tanto han sacado ya el primer número, que me ha recordado (en filosofía al menos) a aquellos fanzines de hace quince años. ¿Qué os parecen los contenidos? ¿Os animaríais a colaborar? ¿Y qué otros fanzines conocéis?

0 0 votes
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest
3 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Jesus (mac66)

Qué recuerdos me has traído Alex. Yo también comencé en un fanzine, «El Sueño del Fevre», dedicado a literatura de terror y ci-fi. Es cierto que eran unos cuadernillos mal cortados, mal grapados y mal maquetados, pero qué ilusión hacía ver algo tuyo impreso. Y aquellas correspondencias con el gurú, siempre acogotado por los gastos, la periodicidad, la distribución. Centrándome, ni siquiera sabía que siguiera habiendo fanzines, no conozco ninguno, pero le echaré un vistazo encantado a éste que citas y, sí, desde luego que estaría dispuesto a enviarles algo, si es que ellos están interesados. Gracias, Alex, por la… Leer más »

tormenta

La Fanzine, de Adriana Bañares y Pat Maestro, por ejemplo. Elefante Rosa. Hay tantos…

Por cierto…creo que me sigues, aunque no sé cómo. Un saludo.

S.