Skip to content

Hay vida ahí fuera

Hay quien dice que escribir es su vida, su pasión, su esto y lo otro, su blablablá. Lo dicen escritores consagrados y autores aficionados.

Para otros, en cambio, ganarse la vida plantando letras una detrás de otra es una carga insufrible, y esto es algo que no se suele ver. Era el caso de Frederica Sagor Maas, fallecida hace escasas semanas a la fabulosa edad de 111 años. Guionista en Hollywood desde los tiempos del cine mudo, sus textos lanzaron la carrera de más de una estrella de la época. Ella, en cambio, solo recordaba en sus memorias “el chauvinismo, la misoginia y la discriminación a la que se vio sometida como mujer en esta industria en los años veinte”, como resume el obituario que le dedica El País.

Su filmografía en IMDB recoge la mayoría de sus títulos como “sin acreditar”:

Algunos de aquellos guiones llevaban muchas horas de trabajo, pero en el momento en que los entregabas, el reconocimiento se lo llevaba otro. Y, además, te etiquetaban de conflictiva. Las opciones eran cerrar la boca o dejar la industria.

En 1950 lo hizo. Entró a trabajar como mecanógrafa en una agencia de seguros y rápidamente se labró una exitosa carrera. El País concluye:

La guionista nunca se arrepintió de su decisión y en una de sus últimas entrevistas aseguró que si pudiera echar marcha atrás volvería a dejar esta industria “sin sustancia” y se dedicaría a fregar escaleras.

Quizá sea un consuelo para aquellos de nosotros que no nos ganamos la vida escribiendo. O como dicen en las películas Disney, ten cuidado con lo que deseas.

 

{ 1 comentario }

  1. Jesús | sábado 17 marzo 2012 at 22:11 | Permalink

    Interesante. Valiente. Me llama mucho la atención que una mujer de aquella época eligiese adentrarse en una actividad como esa.

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.