Skip to content

09 Diálogos

Dividimos la sesión en dos partes, la primera destinada a contestar preguntas de los oyentes y la segunda, como siempre, para el tema que analizamos, que en esta sesión es la escritura de diálogos.

      Sesión 09

Contenidos:

  • Correo del oyente: ¿Teoría o práctica?
  • Formas de representar el discurso en narrativa: estilo directo, estilo indirecto y estilo indirecto libre
  • Consejos para la escritura de diálogos

Referencias:

Oyentes:

Formas de representar el discurso en narrativa:

  • * Estilo directo: El narrador deja que oigamos directamente lo que los personajes dicen o piensan. Ejemplo:
    “El señor K apareció en una puerta triangular.
    – ¿Llamaste? – preguntó, irritado.
    – No – dijo la señora K.
    – Creí oírte gritar.
    – ¿Grité? Descansaba y tuve un sueño.”

    Estas palabras textuales del personaje se presentan en un párrafo propio que empieza con un guión, o bien aparecen entre comillas, y de esta forma se entiende que el discurso es literal y no ha sido modificado por el narrador. Artículo en la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Estilo_directo
  • * Estilo indirecto: El narrador resume o parafrasea las palabras o los pensamientos del personaje. Ejemplo:
    “El capitán dio una orden en voz baja. Uno de los hombres corrió a la nave y volvió con unas latas de comida que se abrieron y Sirvieron sin mucho ruido. Los hombres de la tripulación comenzaron a hablar. El capitán se sentó en el suelo y contó para ellos la larga travesía. Ya lo sabían todo, pero era agradable oírlo ahora como algo superado y felizmente concluido. No querían hablar del viaje de vuelta. Cuando alguien lo nombró, los demás le dijeron que se callara.”
    Esto implica un filtro tanto de la información, que ha sido cribada, como de los matices de expresión del personaje, que desaparecen tanto a nivel emocional como lingüístico.
    Artículo en la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Estilo_indirecto
  • * Estilo indirecto libre: El narrador intercala en su relato fragmentos del discurso del personaje. Ejemplo:
    “Quería ir a Marte en el cohete. Bajó a la pista en las primeras horas de la mañana y a través de los alambres les dijo a los hombres uniformados que quería ir a Marte. Les dijo que pagaba impuestos, que se llamaba Pritchard y que tenía derecho de ir a Marte. ¿No había nacido allí mismo en Ohio? ¿No era un buen ciudadano? Entonces, ¿por qué no podía ir a Marte?”.
    Esto se utiliza habitualmente cuando tenemos un narrador omnisciente limitado a un único personaje, ya que de esta manera se acentúa la identificación entre los puntos de vista de uno y otro.
    Artículo en la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Estilo_libre_indirecto

Ejercicio:
Reformula los tres fragmentos anteriores (todos ellos tomados de Las Crónicas Marcianas, de Ray Bradbury) pasando cada uno de ellos a las otras dos formas de representar el discurso. Dicho de otra manera:

  • pasa el primer fragmento a estilo indirecto, y luego a estilo indirecto libre
  • pasa el segundo fragmento a estilo directo, y luego a estilo indirecto libre
  • pasa el tercer fragmento a estilo directo, y luego a estilo indirecto

No tengas miedo de inventar, de parafrasear, de añadir, de quitar…

Consejos para la escritura de diálogos (resumen):

  • Deja que tus personajes se lleven la contraria
  • Deja que tus personajes se sorprendan; deja que te sorprendan a ti
  • Deja que las frases de uno provoquen reacciones en otros: desconcierto, ira, frustración, risa, venganza; que las palabras lleven a los hechos
  • Deja que tus personajes se interrumpan; pero no empieces frases que no sabes acabar.
  • Escucha a la gente hablar
  • El diálogo no debe servir para explicar la historia; la historia se debe comprender por sí sola
  • Sé sintético, la palabrería invita al despiste
  • Si tienes que hacer énfasis en algo, sé redundante, pero al menos utilízalo de forma estética
  • Si como autor necesitas que las palabras de tus personajes transmitan cierta información al lector, cuida bien a quién le das esa información
  • Elige pequeños vicios del habla y repártelos al azar entre tus personajes, o según sus personalidades; pero no abuses de ellos hasta cansar, deben funcionar casi a nivel subconsciente. Una vez asignadas ciertas expresiones como típicas de un personaje, no dejes que nadie más las utilice.

Cita:

Wallace Boyer (Vendedor de coches): […] La mayoría de los clientes aprenden a través de la visión, y suelen mirar siempre hacia arriba: hacia su izquierda cuando intentan recordar un dato y a su derecha cuando mienten. El segundo grupo aprende a través del oído, por lo que miran de un lado al otro. El grupo más reducido es el que aprende a través del movimiento o del tacto, y suelen mirar al suelo mientras hablan.
La gente visual dirá “Mira…”, o “Ya veo lo que quieres decir”; dirán “…No me lo imagino” o “¡Te veo luego!”. Ese es Echo Lawrence, siempre vigilándote.
Tus clientes auditivos dirán “Escucha…”, o “¡Suena bien!”, o “¡Mañana hablamos!”. Por ejemplo, ese tal Shot Dunyun: evita mirarte a los ojos, pero si hablas rápido y suenas emocionado, lo tienes en el bolsillo.
Tus clientes táctiles te dirán, “Hay que saber cómo manejarle”. Dirán “Ya lo cojo” o “Te pillo más tarde”. Así es el jovencito, Neddy Nelson: se te acerca demasiado y siempre esta dando golpecitos, tocándote con los dedos para asegurarse de que le estás escuchando.

Chuck Palahniuk, en “Rant”