Skip to content

Edición Limitada

El título completo de esta trilogía de poemas es “Edición Limitada (con 3 bonus tracks)”.

1. Trip–Hop Life

Me hundo en mi bañera de trip–hop
y me pregunto
cuántos ritmos me cabrán en la cabeza.

Me ahogo en la bañera de trip–hop
y me respondo
que la vida es un cd lleno de pistas,
cambiantes, homogéneas, luminosas.

Respiro en mi bañera de trip–hop,
silbo memorias,
ambientes que me son inalcanzables.

Me aíslo en mi bañera de trip–hop. He decidido
que prefiero Sony a Dios, porque el primero
sí nos dio una tecla para el backwards.

2. Y compañía

Cuando me siento solo, simplemente,
me gusta escuchar voces femeninas,
y el agua en los canales del equipo,
y el láser que acaricia piel brillante.

Cuando me siento solo y sólo siento
la ausencia que ha cubierto las paredes,
me gusta que retumben y desprendan
todo el polvo y el hastío que se acumula.

Cuando me siento solo sólo bailo
y voy cubriendo de pasos tanto suelo
como llegue a permitirme este veneno
que suelo administrarme en grandes dosis.

Cuando me siento solo y el silencio
se encarga de vaciarme de virtudes,
demuestro a voz en grito que aún me queda
la fuerza de luchar contra esa fuerza.

Cuando me siento solo y nada queda,
yo me quemo en la hoguera que respiras,
como el centro de una vela soy la mecha,
soy la chispa que se cae del pebetero.

Cuando me siento solo, simplemente,
hago recuento de apellidos extranjeros
y juego con los dedos a que puedo
controlar a medio mundo con un dedo.

Cuando me siento solo y nada espero,
apago luces y apago pensamientos
y dejo que la música desgaste
el tiempo que la soledad me acompañe.

Éxtasis

Y si todos los tracks dance de los noventa
sonaran a la vez en tu cabeza,
¿no desabotonarías
poco a poco
tu camisa?

Pues si la línea blanca que a tu cerebro lleva
abriera la cerradura de todas tus ideas,
merecería la pena correr tal aventura.

¿Has buscado la clave en la punta de mis dedos?
¿En caracteres negros?
¿En rojos atardeceres?
De todos los cerrojos, siempre algunos se abren.

O si todos los halógenos se funden al unísono,
no quedará más luz que la ambulancia
hasta que con celeste parsimonia la mañana
alivie la emergencia y te acerque un vaso de agua.

Y cuando un día la partida esté acabando,
no concluirá ni en tablas,
ni ganada,
ni perdida.

3er Premio Poesía, I Certamen Literario A.G.E.MM. (2000)
Publicado por AGEMM, Granada, 2000, págs. 45-50