Deprecated: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; acm has a deprecated constructor in /homepages/6/d220411582/htdocs/podcast/foro/includes/acm/acm_file.php on line 23

Deprecated: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; user has a deprecated constructor in /homepages/6/d220411582/htdocs/podcast/foro/includes/session.php on line 1456

Deprecated: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; bitfield has a deprecated constructor in /homepages/6/d220411582/htdocs/podcast/foro/includes/functions_content.php on line 1266

Deprecated: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; dbal has a deprecated constructor in /homepages/6/d220411582/htdocs/podcast/foro/includes/db/dbal.php on line 23
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/session.php on line 1007: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /includes/acm/acm_file.php:23)
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/session.php on line 1007: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /includes/acm/acm_file.php:23)
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/session.php on line 1007: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /includes/acm/acm_file.php:23)
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/bbcode.php on line 112: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/functions.php on line 4183: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /includes/acm/acm_file.php:23)
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/functions.php on line 4185: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /includes/acm/acm_file.php:23)
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/functions.php on line 4186: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /includes/acm/acm_file.php:23)
[phpBB Debug] PHP Notice: in file /includes/functions.php on line 4187: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /includes/acm/acm_file.php:23)
Taller-Literario.es • Ver Tema - Ejercicio 3. Estructura y trama.

Ejercicio 3. Estructura y trama.

Participa en retos literarios.
Reglas del Foro
* Sólo Álex podrá proponer ejercicios. Otros participantes del taller podrán sugerirle futuros ejercicios mediante mensaje privado.
* Los textos resultantes se publicarán como respuesta dentro del mismo hilo del foro (no como temas independientes).

Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor AlexHernandez el 08 May 2009, 11:43

¡Ya estoy hasta el gorro de que ignoreis todo lo que digo! :lol:

Sé que me repito pero insisto: no pretendo enseñar a escribir, sino a contar historias, y antes de decidir cómo contar una cosa hay que decidir qué contar. Nunca hablo de estilo, sino de estructuras, reglas, herramientas... ¡No quiero que caigan en saco roto!

Por eso, el tercer ejercicio no va a consistir en escribir un relato, sino en plantear una estructura.

Debes planificar:

* Estructura:
1- Cómo comenzaría la historia
2- Qué provocaría el punto de giro
3- Cuál sería el bloque central de la trama
4- Qué ocurriría en el segundo punto de giro
5- Qué ocurriría durante el desenlace
6- Cómo acabaría.

De manera similar, hay que tener muy claro el conflicto:
1- Cuál es el conflicto al que se enfrenta el/la protagonista
2- Cuáles son los obstáculos que se opondrán en su camino
3- Qué hará para superarlos
4- Y, por supuesto, si finalmente tendrá éxito o no.

* Ideallmente, puedes plantear también:
- Esbozo de la personalidad de el/la protagonista
- Lista de secundarios imprescindibles y qué función cumplen en la trama

* Reglas:
- No está permitido alterar el orden cronológico: ni utilizar flashbacks, ni adelantar acontecimientos.
- Los hechos se suceden por una relación de causa-efecto, evitando la influencia del azar.

*Plazo:
- Hasta el 31 de mayo

Notas:
Este ejercicio es un repaso a muchas de los temas que hemos explicado en el podcast. Recurre a ellos si lo necesitas, en especial al 3.
El objetivo no es escribir la historia acabada, sino tener clara cuál sería la estructura de esa historia, a modo de sinopsis muy bien desarrollada o de escaleta. Ni siquiera es necesario que tus apuntes al respecto sean comprensibles para los demás miembros de este foro o la historia sea comprensible para nadie mientras tenga sentido para ti. Este es un ejercicio de planificación, y publicarlo o corregirlo es opcional. En cambio, a lo largo del mes podemos discutir las dificultades que vayáis encontrando.

¡Ánimo, valientes!
Álex Hernández-Puertas
www.alexhernandez.es
Avatar de Usuario
AlexHernandez
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 213
Registrado: 01 Dic 2008, 13:19
Ubicación: Frankfurt am Main, Alemania

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor DARKSEI el 08 May 2009, 14:06

Somos unos "jualtrapas" y unos alumnos indisciplinados. :lol:
Avatar de Usuario
DARKSEI
 
Mensajes: 169
Registrado: 24 Feb 2009, 20:12

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor JorgeA el 08 May 2009, 16:07

Hasta el gorro sí. Era hora de reaccionar viejo. Alguien tiene que poner disciplina. :lol:
Avatar de Usuario
JorgeA
 
Mensajes: 201
Registrado: 01 Dic 2008, 22:44
Ubicación: Hurlingham, Argentina

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor AlexHernandez el 08 May 2009, 18:08

Ah, y por si no ha quedado claro, añado. También hay que tener muy claro:

1- Cuál es el conflicto al que se enfrenta el/la protagonista
2- Cuáles son los obstáculos que se le opondrán
3- Qué hará para superarlos
4- Y, por supuesto, si finalmente tendrá éxito o no.

Lo añado al primer mensaje.
Álex Hernández-Puertas
www.alexhernandez.es
Avatar de Usuario
AlexHernandez
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 213
Registrado: 01 Dic 2008, 13:19
Ubicación: Frankfurt am Main, Alemania

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor DARKSEI el 09 May 2009, 23:31

Alex, no comprendo muy bien lo siguiente: "Este es un ejercicio de planificación, y publicarlo o corregirlo es opcional. En cambio, a lo largo del mes podemos discutir las dificultades que vayáis encontrando".
¿Quieres decir que no es necesario publicar el ejercicio en el foro, y que lo podemos hacer para nosotros y plantear las dudas que nos surjan?
Avatar de Usuario
DARKSEI
 
Mensajes: 169
Registrado: 24 Feb 2009, 20:12

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor AlexHernandez el 10 May 2009, 10:51

Sí, eso es lo que quiero decir, Darksei. (Por supuesto, tambíen sois libres de publicar vuestras notas al terminar para que todos puedan ver y comentar vuestro planteamiento.)
Álex Hernández-Puertas
www.alexhernandez.es
Avatar de Usuario
AlexHernandez
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 213
Registrado: 01 Dic 2008, 13:19
Ubicación: Frankfurt am Main, Alemania

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor Felatrix el 18 May 2009, 23:50

Después de ver "Perdidos" se me hace complicado seguir una estructura lineal :lol:
El que se lee hasta la etiqueta del champu
Avatar de Usuario
Felatrix
 
Mensajes: 19
Registrado: 03 Dic 2008, 02:42
Ubicación: Madrid

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor AlexHernandez el 19 May 2009, 12:35

Álex Hernández-Puertas
www.alexhernandez.es
Avatar de Usuario
AlexHernandez
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 213
Registrado: 01 Dic 2008, 13:19
Ubicación: Frankfurt am Main, Alemania

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor JorgeA el 01 Jun 2009, 03:27

Hola. Aquí lo tengo. Por ahora no creo que sea necesario el análisis de todo lo que pidió Alex. Prefiero que lean el texto y vean si todo lo solicitado se muestra a través de él. Después, si es necesario, lo voy explicando. Yo prefiero que sea así para no quitar la sorpresa sobre el contenido del relato.

Aquí en Buenos Aires todavía es domingo 31, así que llego con el plazo justo.

Estuve trabajando en esto el fin de semana. Pongo el texto terminado aunque le falta alguna corrección por el asunto de los adjetivos y otras cosas ya vistas. Pero prefiero mantener la disciplina de cumplir el tiempo y después hacer las correcciones aprovechando los comentarios que ustedes pudieran hacer.

Veremos que opinan. Espero que esta vez no suene a poco. Saludos.


Por el amor de una mujer

El humo del cigarrillo obliga al Rolo a entrecerrar los ojos, como si forzara la vista para mirar a lo lejos. Su pera, protuberante, y la forma en que tuerce la boca al despedir el humo, además de una cara surcada por arrugas, le dan un aspecto de hombre a temer. Apoyando uno de sus pies en la pared de ladrillo de una precaria casa en el territorio que regentea, observa la entrada y salida de los habitantes cuidando que no aparezcan intrusos indeseables.

El asentamiento es una ciudad autónoma dentro de la gran ciudad. Fue construido por gente que quedó fuera del sistema, expulsada de sus lugares de origen por políticas económicas asesinas y excluyentes, que las dejaron desocupadas, abandonadas por el estado, marginada por el resto de la sociedad, librada a su suerte y dependiente de individuos sin escrúpulos que no dudan en aplicar técnicas mafiosas para que se haga su voluntad, y que obran con impunidad por el amparo que les dan políticos corruptos, que se benefician con aquella situación.

Al lado del Rolo, sentado en el suelo, está Manuel, un sujeto violento que no duda en obedecer las órdenes que su compañero le da. Un tipo perverso, capaz de asesinar sin siquiera pensarlo si se lo piden. Está siempre atento a todo lo que ocurre, y cuando ve algo fuera de lo normal cruza su vista con la del Rolo e interpreta inmediatamente lo que este desea que ocurra.

Cuando vio llegar a José, hizo un leve movimiento de cabeza a su jefe, que le devolvió el gesto asintiendo mientras le guiñaba un ojo.

José pasó sin saludar. Venía del trabajo cansado, desmoralizado por la vida que le tocaba vivir desde que estába allí. Hace apenas un semestre era de clase media, tenía un buen pasar y podía darle a su esposa una vida digna. Ahora debía permanecer en aquel asentamiento sin perspectivas de un futuro mejor. Aunque su cuerpo comenzaba a mostrar signos de desnutrición aún era un hombre fuerte, de aspecto agradable, de buenas manera, pero lucía apagado, sin otro deseo que estar junto a su amor. Trabajaba en la construcción como albañil. Salía temprano de su casa y volvía tarde, y apenas si tenía tiempo para comer, bañarse y dormir.

Caminó arrastrando los pies hasta su hogar. Aunque le dolía vivir en esa casa, era lo único que había logrado encontrar. A pesar de tener un trabajo ni él ni su esposa ganaban lo suficiente como para alquilar algo más digno y debían contentarse con eso, que apenas eran cuatro paredes precarias, un techo, una ventana, una puerta y, en el interior, separado del ambiente único por otras dos paredes, un baño sin ducha ni otras comodidades que en otros tiempos supieron disfrutar.

Sólo debían pagar la luz y el gas, que usaban con discreción, para cocinar, y calentar unos tachos de agua con los que lavaban sus cuerpos cada noche y cada mañana. Como derecho de alquiler debían darle al Rolo treinta pesos mensuales, todos juntos o de a un peso por día. El resto de lo que ganaban, trabajando ambos, lo gastaban en comida, transporte, ropa e higiene. No había para lujos y era mejor no enfermarse, porque hasta el remedio más barato se hacía inalcanzable.

Cuando abrió la puerta sus ojos se iluminaron por un instante al ver la cara sonriente de su esposa que lo esperaba con la comida lista, un plato rebosante de fideos cocidos sólo con agua y sal, al que no había nada que agregarle, ni siquiera un pedazo de pan viejo. Pero ella era su faro, la razón por la que aún no había abandonado este mundo cruel que no entendía y odiaba.

Laura tenía la misma edad que él, veintiocho años. Su cuerpo era agradable. Lucía la poca ropa que tenía con femineidad, deseaba estar bien para su esposo, a quien amaba desde que lo conoció en la adolescencia. Su cara empezaba a mostrar algunas incipientes arrugas producto del sufrimiento que la situación económica le producía, y su pelo lacio evidenciaba la presencia de algunas canas, resaltadas por el color negro de éste. No podía teñirse, y se contentaba sólo con cortarlas con una tijera.

Hablaban poco durante la cena: del trabajo, del dinero, de cosas vulgares; pero nunca del futuro. Ella evitaba hacerlo para no amargarlo aún más, y en cuanto terminaban de comer se bañaban, primero uno, luego el otro, y se metían juntos en la cama para disfrutar del único momento de felicidad que los unía, en el que ella se entregaba dándole el amor que necesitaba para seguir adelante y que no abandonara la lucha.

No había televisión, sólo una radio que ella escuchaba cuando estaba sola, mientras cocinaba o hacía las tareas domésticas, y hacer el amor, que a los dos les gustaba mucho, era su única diversión. La poca energía que José aún conservaba luego del duro trabajo en la obra la consumía con ella, y repetían el acto una y otra vez hasta que quedaban dormidos.

Cada mañana muy temprano, ella se levantaba a preparar el desayuno mientras él se bañaba, y lo veía partir un rato después. Aún podía quedarse en la casa dos horas más antes de salir rumbo hacia su propio trabajo, en el departamento de una mujer mayor a la que ayudaba con las tareas domésticas, y si bien se volvía a meter en la cama, aunque podía dormir un rato más no lo hacía, porque era el momento de llorar. Descargaba en aquel llanto profundo toda su tristeza por el dolor que vivir allí le causaba, pero que jamás mostraría ante José a quien veía vulnerable, y apagándose.

En la casa de su patrona, Laura planchaba, cocinaba, limpiaba y a veces, bajaba a la calle pasa hacer algunos mandados: las compras del día, los remedios en la farmacia, algún trámite. La mujer la quería, y confiaba en ella, sabía que era muy trabajadora aunque a veces no entendía algunas actitudes que tenía, como la de encerrarse en el baño durante cierto tiempo. No sabía que esos eran momentos íntimos de Laura en los que se sacaba la ropa y, cocía pequeños parches a su único vestido, dibujando con paciencia en él florcitas para que no se noten tanto los remiendos. Esas cosas no podía hacerlas en su casa, no tenía allí tiempo ni luz suficiente, como tampoco podía afeitar sus piernas con las rasuradoras que su esposo descartaba. Entonces lo hacía en casa de su empleadora. Ya no podía visitar a la depiladora como antes, ni comprar productos para esos menesteres, pero quería cuidar su cuerpo para que luzca bien para él, porque sabía la importancia que el sexo tenía para conservar su relación.

Aprovechaba también aquellos momentos íntimos para hacer otras cosas que en su hogar, por falta de privacidad no podía, pero lo único que no se permitía allí era llorar. Debía mostrarse fuerte ante su jefa. Aquel trabajo era muy importante para ella y no podía perderlo. Tenía que aparentar ser una mujer independiente, sin necesidades, y que sólo por esas cosas de la vida trabajaba como doméstica, pero conservando su dignidad.

Por medio de una amiga, había logrado un certificado de domicilio falso con el que convenció a la señora que la contrate. Aunque el aspecto de Laura era agradable y limpio, el sólo hecho de que se supiera que vivía en aquel asentamiento hubiera bastado para ser rechazada, porque la gente de allí es muy mal vista.

Trabajaba en aquella casa diez horas, de lunes a sábados, y cuando salía, a pesar de su cansancio caminaba más de cuatro kilómetros hasta el lugar donde vivía para disminuir gastos de transporte. Cuando podía pasaba por distintos supermercados donde buscaba los mejores precios. Iba juntando los productos que más le convenía en cada uno de aquellos negocios y luego volvía presurosa a su casa para estar radiante cuando su esposo llegara, y aunque su mirada ya no era la misma que en sus tiempos de esplendor y sus ojos ya no tenían ese brillito de toda mujer enamorada, igual conservaba ese aire seductor que siempre supo tener.

Una tarde, cuando llegaba más temprano porque no había visitado ningún supermercado, vio que el Rolo estaba parado en su lugar de costumbre, junto a su fiel ayudante. Bajó la cabeza y no lo saludó. No confiaba en él. Se daba cuenta que siempre su mirada obscena se dirigía hacia sus pechos y su órgano genital, y le tenía miedo.

Él esperó que pasara y cuando la vio de espaldas le dijo unos piropos que ella ignoró. Aquella tarde Laura lucía mucho más linda que otras veces, y aunque trató de evitarlo, el meneo de su cola más el movimiento de los pliegues de su vestido excitaron al Rolo más de lo normal. Como ella no le había respondido la siguió, y fue arrinconándola hacia una de las paredes mientras su ayudante Manuel, adelantado unos cuantos pasos le estorbaba el paso para obligarla a disminuir la velocidad.

—Que linda estás hoy mamá! —dijo el Rolo— y se abalanzó sobre ella impidiéndole que escape. Como ella seguía sin decir palabra comenzó a manosearla. En la desesperación Laura le dio un empujón y corrió, pero Manuel le puso un pie delante y la hizo caer al suelo mientras el viento levantaba su vestido dejando visible frente a los dos reos su ropa interior. Aterrada, Laura giró la cabeza al escuchar como reían a carcajadas y decían barbaridades, y cuando vio la cara de ambos con sus ojos fijos en su intimidad tomó fuerzas y levantándose rápido salió corriendo, sin dejar de hacerlo hasta llegar a su casa.

Abrió la puerta y entró. Aunque ya casi había oscurecido no encendió la luz, cerro con llave y tomando una silla la acomodó de forma tal que el respaldo trabara el picaporte. Luego corrió atrás de la mesa y se deslizó hasta suelo. Acomodó su vestido entre sus piernas y las apretó para que no puedan verle nada íntimo si la espiaban, y permaneció en silencio, con ganas de llorar pero sin hacerlo. Minutos después escuchó unos ruidos del lado de afuera de la ventana y vio la luz de una linterna que paneaba todo el ambiente y se detuvo justo entre sus piernas. Con terror vio que afuera los ojos del Rolo también estaban fijos en ese parte de su cuerpo y pensó que ya no podría escapar de allí. Pero el Rolo la miró a los ojos y sonrió con perversidad. Y luego se fue a su casa diciendo palabrotas y riendo con su amigo.

Laura esperó sentada allí, y cuando creyó que todo había pasado y ya estaba segura lloró. Entonces tuvo nauseas. Se levantó y fue al baño a vomitar. Sintió que su cuerpo estaba helado de terror. También se sintió sucia, pero como no tenía tiempo de calentar agua se desnudó, tiró su ropa interior con desprecio a un costado y se bañó con agua fría que puso en un tacho.

Un rato después estaba mejor. Aunque no olvidaba lo sucedido debía simular estar bien ante su esposo que pronto llegaría. Encendió una vela. Se subió a una silla y aflojó la lámpara. Llenó un recipiente de agua fría y zambulló su cara en ella para deshincharla y que no se note que había llorado. Tomaba aire y volvía a embutir su cara en el agua una y otra vez, pero tratando de evitar mojar su cabello.

Luego comenzó a prepara la cena. Puso en una olla cuyo agua hervía papas, zapallos, batatas, fideos y un poco de carne picada. Y mientras aquello se cosía se peinó y buscó ponerse linda. Y escuchó que alguien intentaba abrir la puerta pero no podía.

—Laura! —exclamó José.

Ella reconoció la voz de su esposo y se dio cuenta que la silla aún trababa la puerta. Avanzó y la sacó de allí. El abrió y entró. Al ver todo oscuro trató de encender la luz pero no pudo.

—¿Qué pasa aquí? —preguntó.

—Nada amor, debe haberse roto la lámpara, intenté revisarla subiéndome a la silla y... dejé el respaldo apoyado en el picaporte. —dijo Laura.

—Esta bien yo lo arreglo —dijo él.

—No, por favor no la toques. Te podría dar corriente. Aprovechemos que la vela está encendida. Imaginemos una noche romántica —dijo sin medir las palabras.

—Ahhhh, querés jugar —dijo él abalanzándose y apoyó las manos en sus pechos.

—No, por favor —dijo ella y lo detuvo— No quise decir eso, perdoname, hoy no puedo.

—¿Te vino? —preguntó él sorprendido.

—Sí, hoy a la tarde —dijo ella mintiéndole.

Él sonrió y la abrazó sin sospechar el engaño.

Ambos sabían que no tuvo su período durante los últimos tres meses. Pero ella prefirió mentir porque esa noche tan humillante no se sentía en condiciones de hacer el amor con él y no quería contarle la verdad. Así que la mentira le sirvió de excusa. Pero una mentira lleva a la otra.

—Entonces tendrás que ir a buscar las pastillas con tiempo al hospital. De ahora en más ya no nos podremos arriesgar —agregó José.

—Si mi amor, yo me encargo —respondió Laura mintiendo otra vez. No tenía intención de ir al hospital. Para ella era una bendición que el stress postraumático por la situación económica que vivían la dejara sin período. Aunque en el hospital público le daban las pastillas gratis debía gastar mucho dinero en transportes para llegar hasta allí, y era un lujo que no se podía dar. Pero aprovechó la oportunidad de tener una excusa para poder salir temprano junto con él al día siguiente y no arriesgarse a que el Rolo la atacara nuevamente si la veía sola.

Esa noche no hubo amor. Y durmieron, aunque ella lo hizo después de llorar durante muchas horas sin que el se entere.

A la mañana siguiente desayunaron, cada uno se bañó y salieron juntos. Cuando abandonaron los límites del asentamiento ella se separó de él con confianza. Como era muy temprano y no pensaba ir al hospital caminó hasta el departamento de su jefa para ahorrar. Llegó cansada y se puso a trabajar en silencio.

La señora la notó rara.

—¿Estás bien niña? —preguntó.

—Si señora —respondió ella agradeciéndole su interés—. Sólo estoy sensible, es uno esos días, usted sabe.

—Si mi´hija, te entiendo —dijo la anciana.

Laura trabajó todo el día preocupada. Temía volver sola al caer la tarde y que el Rolo la ataque. Pero no podía contarle la verdad de lo ocurrido a su esposo. Pensaba que él reaccionaría mal e iría a pedir explicaciones, y que el que tipo lo mataría. Debía pensar en algo.

Encerrada en el baño se le ocurrió una idea. No le agradaba mucho pero en este caso se justificaba el sacrificio de hacer algo que no le gustaba y que en muy pocas oportunidades había experimentado con su esposo.

A la tarde su patrona salió para tomar el té con una amigas y la dejó sola porque confiaba en ella. Por primera vez Laura abusó de esa confianza y una vez que la mujer se retiró usó el teléfono para hacer una llamada personal. Si lo hago sólo una vez no se dará cuenta —pensó—.

Marcó el número de la obra donde trabajaba su esposo y pidió hablar con él que se sorprendió por el llamado.

—¿Estás bien? —preguntó preocupado.

—Si mi amor —dijo ella— Sólo pensé que anoche no me porté muy bien con vos y quería remediarlo. ¿Te parece que nos encontremos en el parque antes de ir casa? —preguntó.

—Claro, me parece una idea brillante —respondió José.

Antes de salir del trabajo Laura aprovechó que estaba sola para ponerse linda. Se bañó, se peinó, usó recursos que las mujeres conocen para resaltar sus pechos y su cola y salió en busca de su amor.

Quería distraerlo para que no se diera cuenta que lo necesitaba para regresar a casa. Fraguó un encuentro furtivo sabiendo que le fascinaba. Cuando él la encontró en el parque quedó sorprendido. Se excitó de inmediato. Ella no se negó a sus instintos varoniles y cuando lo tuvo bien calentito y comenzaba a hacerse oscuro lo llevó a un lugar alejado. Se escondieron atrás de un árbol y allí se agachó, le bajó el cierre del pantalón e hizo aquello que a el tanto le gustaba pero que ella sólo reservaba para ocasiones muy muy particulares. Él sabía que a ella no le agradaban aquellas prácticas y aunque siempre deseaba que lo hiciera respetaba que prefiriera no hacerlo.

Cuando terminó se levantó, limpió sus rodillas y le dijo que era tarde, hora de volver a casa. Caminaron abrazados, muy enamorados como en los tiempos de la adolescencia hasta llegar al asentamiento. Al entrar el Rolo estaba allí. Laura abrazó con más fuerza la cintura de José cuando éste saludó al reo, que de lejos le gritó:

—Mañana necesito hablar con vos.

—Pero yo ya te dije que te voy a pagar el viernes todo junto —respondió José.

—Lo sé —dijo el Rolo— es por otra cosa que te quiero hablar.

José hizo una mueca de fastidio, y siguió caminando abrazado de su esposa que disimuladamente, apoyó su cabeza en el hombro de él mientras, girándola un poquito, espiaba para ver si el Rolo la miraba, pero descubrió que tanto él como su asistente tenían los ojos fijos en su cola. Entonces tuvo miedo y empezó a pensar en el día siguiente.

Una vez en la casa tuvieron la rutina de siempre, excepto por las relaciones sexuales, que otra vez estarían ausentes. Y al despertar al día siguiente, mientras desayunaban ella le dijo:

—Me olvidé de comentarte que la señora me pidió que hoy vaya más temprano. Me pagará dos horas más, así que debo aprovechar. ¿Salimos juntos?

—Claro mi amor. Me gusta esto de salir juntos. ¿Y esta noche volveremos a ir atrás del árbol? —preguntó.

—No no, no te abuses dijo ella. Eso fue un regalo que sólo te doy de vez en cuando —agregó sonriendo.

Ël la besó, y poco después partieron juntos hacia sus respectivos trabajos. Ella se abrazó fuerte a él mientras caminaban por aquellas calles del asentamiento, y en un momento giró para ver si el Rolo estaba en la puerta de su casa, porque en otros lados no lo veía. Se sorprendió cuando vio que de la puerta de la casa del reo salía la señora de Ponce acomodándose el pantalón.

Laura se detuvo.

—¿Que pasa amor? —preguntó José.

—Es que vi algo muy extraño —exclamó ella.

—¿Qué viste?

—La... la señora de Ponce acaba de salir de la casa del Rolo, se acomodaba los pantalones y al verme bajó su vista avergonzada.

—Eh!... —dijo José y quedó pensativo— Miró a su esposa a lo ojos y agregó —entonces Ponce... Huy qué mal! Le están metiendo los cuernos, y con...

Laura y José retomaron su caminata en silencio y al salir del asentamiento cada uno hizo su rutina. Ella volvió a ir caminando a su trabajo porque era muy temprano. Le había mentido otra vez a su esposo al decirle que la señora le pidió que entrara antes. Pero eso ya no le preocupaba, ahora no podía dejar de pensar en por qué la señora de Ponce había estado con el Rolo. Sabía que, igual que ella, lo odiaba y le temía.

Trabajó toda la jornada y al salir regresó lo más rápido que pudo a su hogar. Ya no tenía excusas para hacer que su esposo la acompañe, entonces prefirió aprovechar la luz del día para pasar por la entrada del asentamiento. Tuvo suerte, el Rolo no estaba allí y pudo llegar sin problemas hasta la casa. Una vez allí se sintió más segura y comenzó a hacer la cena y limpiar un poco.

Había olvidado que José tenía que encontrarse con el Rolo, pero lo recordó cuando notó que su esposo no llegaba a casa en su horario habitual.

—Debe haber ido para allá —pensó.

Cuando José entró en el asentamiento fue directo a la casa del Rolo sin pasar antes por la suya. Lo llamó y éste salió de inmediato.

—Estoy cansado, decime que querés —le dijo con descortesía.

—Quería comentarte que las cosas cambiaron. Ya sabés, la inflación, la crisis, las cosas andan mal para todos, también para mí.

—Noooo —le dijo José— No me hagas esto. No te puedo pagar más, mi sueldo sigue siendo el mismo. Si pido aumento me van a echar, y no tengo otro lugar donde ir a vivir. —Reclamó José.

—Bueno —dijo el Rolo con sonrisa burlona— puede pagar tu esposa.

—No hermano —dijo José— ella gana un cuarto de lo que gano yo. Trabaja de sirvienta y no consigue otra cosa. No te puede pagar con su sueldo.

—No me refería a su sueldo —dijo el reo mirando fijo a los ojos de José.

—No entiendo —dijo éste moviendo la cabeza.

—Acercate —pidió el Rolo.

Cuando ambos estuvieron juntos le dijo algo al oído. José dio dos pasos atrás espantado.

—No! ¿Qué decís? No me podés pedir algo así.

—Si puedo. Y si no te gusta te podés ir —dijo el Rolo.

—Sos un hijo de puta. No me podés hacer esto —gritó José nervioso.

—Si puedo —dijo el Rolo.

—No, vos estás loco. Yo te voy a denunciar. Voy a ir a la policía y te voy a hacer meter preso —gritó José indignado— mientras escuchaba que, detrás de la ventana de la casa del Rolo su asistente Manuel largaba una carcajada.

Al oír aquello comprendió que no tenía opción. Dejó caer su cabeza sobre su pecho, giró, y sin decir nada caminó hacia su casa arrastrando los pies.

Al entrar vio los ojos brillantes de su mujer y no pudo contener las lágrimas. Se dejó caer sobre la silla y permaneció en silencio mientras lloraba. Ella corrió a abrazarlo, se arrodilló junto a él y comenzó a consolarlo.

—¿Qué pasó? ¿Te hizo algo ese maldito? —preguntó.

El mantenía el silencio.

—Hablá por favor. Decime que está pasando. Nada puede ser tan grave. Estoy a tu lado. Yo te amo —dijo para darle ánimo.

Él reaccionó con sus palabras y la miró a los ojos.

—No puedo... —dijo— y rompió a llorar otra vez. Ayudame a levantarme —pidió.

Entre los dos hicieron fuerza y cuando ambos estaban de pie caminaron del otro lado de la mesa y se sentaron juntos en la cama. Él la abrazó fuerte y comenzó a hablar mirándola a los ojos.

—Yo te amo, nunca voy a hacerte daño. Te necesito, pero antes de entregarte prefiero perderte. Que encuentres otro hombre que te de la seguridad que merecés. Su voz se quebró y ya no pudo decir más nada. Cuando ella tomó conciencia de la palabra que el había usado comprendió todo.

—¿Entregarme? ¿Ese hijo de puta me quiere como pago para que podamos permanecer aquí? —preguntó asustada.

—Sí —asintió José llorando—. Pero yo no lo voy a hacer, porque te amo. Prefiero perderlo todo y que finalmente nos separemos antes que hacerte algo así.

Un rubor de terror subió al rostro de Laura al recordar la cara avergonzada de la señora de Ponce aquella mañana. Tomo de los hombros a su esposo y lo sacudió.

—Nos tenemos que ir de aquí urgente. Si lo hacemos ahora de noche no nos harán nada. Tengo miedo. Vamos José, vamos!!!

—Sí —dijo él— y con decisión se levantó y comenzó a juntar las cosas de valor.

Ella lo ayudó. Pronto tenían todo lo importante guardado en bolsas y cajas y partieron por la calle oscura hasta la salida del asentamiento. Nunca más volvieron ni se supo de ellos.



Unos días después un hombre flaco, alto y casi sin dientes llamó a la puerta del Rolo. Tendría unos cincuenta años. Vestía mal y evidenciaba signos de avanzada desnutrición. Unos metros más atrás una mujer de edad similar, gorda, petisa, también bastante mal vestida esperaba junto a tres niños, un varón de siete años, una niña de diez y una adolescente de quince recién cumplidos.

Cuando el Rolo salió hablaron.

—Buscamos donde vivir. Quedamos en la calle. Me dijeron que en este asentamiento hay un lugar disponible. No importa si es chico para nosotros, sólo necesitamos un techo. Nos podremos arreglar —dijo el hombre con evidente desesperación.

El Rolo miró con atención por encima del hombro del sujeto y luego dijo: —bueno; pero tenemos que hablar de los costos—. Tomó de los hombros al hombre, lo apartó a un lado y hablaron durante unos minutos. Cuando terminó de explicar las condiciones del alquiler su visitante había bajado su cabeza con resignación.

Dio media vuelta y fue a encontrarse con su familia, y juntos caminaron hasta la casa donde habían vivido José y Laura. Entraron y se establecieron allí. Los niños fueron a jugar a un rincón y el matrimonio se sentó uno frente a otro alrededor de la mesa.

En vos baja el hombre explicó a su esposa las condiciones para permanecer allí. Ella se llevó ambas manos a la cara y empezó a llorar.

—Si no querés nos vamos —le dijo él— aunque no sé dónde.

Ella finalmente asintió. Eran perdedores, estaban acostumbrados a las humillaciones. La dignidad no cuenta para los pobres. Le pidió a su esposo que vaya un rato a la calle con los niños. Éste obedeció y salió con los tres menores. La madre llamó a la chica de quince años y le pidió que se siente frente a ella. Había llegado la hora de hablar de temas postergados.

Afuera, el hombre pensaba mientras los niños jugaban. Intentaba encontrar una solución rápida, una alternativa, aún estaban a tiempo. Pero éste pasó y escuchó que la puerta se abrió. Bajó la cabeza. No quiso mirar. Su cara estaba roja. Tomó a los niños y todos entraron a la casa. Se abrazó con su esposa y lloraron. Afuera, su hija mayor caminaba en la oscuridad hacia la casa del Rolo.

Dr. Howard
Avatar de Usuario
JorgeA
 
Mensajes: 201
Registrado: 01 Dic 2008, 22:44
Ubicación: Hurlingham, Argentina

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor AlexHernandez el 05 Jun 2009, 09:50

Bueno Jorge, aquí vemos cierta evolución en la estructura (si no en los temas :lol: ) con unos acontecimientos que se van desarrollando paso a paso.
Aunque la introducción es un poco larga (me refiero a que hay mucho tiempo de presentación en que no pasa nada), me ha gustado la forma en que vamos pasando de un personaje a otro, de Rolo al ayudante, luego a José y con él hasta casa donde conocemos a Laura, que es nuestra protagonista. Más tarde hay momentos de cierta confusión donde el punto de vista se escapa y salta a otros personajes, pero ese principio (con esa salvedad) me ha gustado.
Por supuesto se podrían sacar muchas cosas por pulir, pero en lo que nos interesaba, que es en estructura, has dado un paso adelante respecto a los otros textos tuyos que hemos leído.
Álex Hernández-Puertas
www.alexhernandez.es
Avatar de Usuario
AlexHernandez
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 213
Registrado: 01 Dic 2008, 13:19
Ubicación: Frankfurt am Main, Alemania

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor DARKSEI el 05 Jun 2009, 18:20

Enhorabuena Jorge! Eres el único que ha hecho el ejercicio dentro del plazo. Aunque sería mejor decir: eres el único que ha hecho el ejercicio :lol:

Saludos desde el Cuarto Mundo. Aunque también sería mejor decir: Saludos desde un mundo triste.
Avatar de Usuario
DARKSEI
 
Mensajes: 169
Registrado: 24 Feb 2009, 20:12

Re: Ejercicio 3. Estructura y trama.

Notapor JorgeA el 06 Jun 2009, 02:38

¿El cuarto mundo se volvió triste o te cambiaste al nuestro?, al mío va!

Como sea espero que todo ande bien y mejore. Ánimo!!!! :P
Avatar de Usuario
JorgeA
 
Mensajes: 201
Registrado: 01 Dic 2008, 22:44
Ubicación: Hurlingham, Argentina

Siguiente

Volver a Ejercicios

cron