Skip to content

Cómo rodar un cortometraje

Me llega una consulta que es a la vez una petición:

Estimado Sr. Alex Hernandez:

Saludos y buenos días. Se que usted no me conoce aún, pero he visto uno de sus cortometraje y me fascinó. Actualmente tengo un proyecto en la cabeza y me gustaría saber si me podría usted ayudar a realizar un cortometraje. Yo simplemente soy un escritor y poeta. Gracias anticipadas por su atención a este asunto. A veces hay que cruzar el océano para realizar lo imposible o lo que la gente de tu país no ve.

Estimado amigo,

Me alegra que le gustara mi trabajo. Ya no me dedico a hacer cortometrajes, hace ya varios años del último.
Dice que tiene un proyecto en la cabeza… Me temo que los profesionales del cortometraje no andan faltos de ideas. Pueden faltar presupuesto, medios técnicos o humanos, tiempo o muchas otras cosas, pero las ideas son gratis y todos las tenemos a docenas. Y, lo más importante para el caso que nos ocupa: cada cual está enamorado de las suyas.
Para realizar un cortometraje se necesita mucho más que un proyecto en la cabeza. Se necesita un guion escrito, rescrito y pulido al máximo, porque ese máximo es lo mínimo que se nos va a exigir si queremos que otros se enamoren también de nuestro proyecto. Sin guion todo son palabras, ideas, vaguedades que podrían concretarse o no… Un buen guion permitirá a otros formarse una imagen mental que, con suerte, les motive a implicarse. Con mucha suerte. También los profesionales tienen dificultades para ver sus proyectos realizados, y ver en pantalla uno de cada diez guiones que has escrito ya es un logro.
La alternativa es hacer lo que hice yo: liarse la manta a la cabeza, coger una cámara, tocar botoncitos a ver qué pasa, leer sobre el tema, animar a los amigos y rodarse uno mismo su corto. No quedará perfecto, pero si queda decente podría ser una carta de presentación para invitar a colaboradores potenciales al próximo proyecto.
¡Ánimo y suerte!

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.