Skip to content

Abstractamente

Katherine hace uso del formulario de contacto para hacernos una consulta:

Me está gustando mucho poner “mente” a los adjetivos para dar otro mismo dentro del texto (Ej: Extrañamente absurdo) ¿Es esto un mal uso de las palabras o hace parte del estilo?

¡Creo que eso de usar (por no decir “abusar de”) los adverbios acabados en “-mente” es una fase por la que hemos pasado todos! Yo también los usaba mucho. Luego leí por ahí que eran un vicio de principiante y que había que evitarlos a toda costa. ¿Y por qué?, me preguntaba yo. ¿Qué tienen de malo?
Con el tiempo me di cuenta: los adverbios acabados en -mente son abstracciones. De ellas hemos hablado bastante en el podcast, por ejemplo en la sesión 8, y creo que también en la 4 y en la 27. Ni siquiera son abstracciones aisladas (no son un sustantivo como “paz” o “velocidad”), sino que modifican a otra palabra (un adjetivo o un verbo), y estos a su vez pueden ser abstracciones, como en tu ejemplo (“absurdo”).

Si dijeras “ligeramente amarillo”, al menos lo modificado no sería una abstracción: el color es algo que podemos percibir con los sentidos. Pero ese “ligeramente” ya lo hace un poco más abstracto. ¿Cuán amarillo es? Habría sido más directo decir “beis”, “color arena”, “pajizo” o “rubio”. Menos palabras dicen más, porque comunican al lector la imagen de forma más directa y concreta.

{ 3 comentarios }