Skip to content

¡Vuelve el podcast!

Ha costado, pero aquí está: la sesión 28 del taller literario. ¡Gracias por vuestra paciencia durante esta larga espera!

Con este audio cerramos el bloque dedicado a estilo. Quedan cuestiones en el tintero (siempre quedan) pero resolveremos aquellas que planteéis en vuestras consultas.

Ah, y una posdata: si, como yo, os habéis entristecido estos días al saber de la muerte de Ray Bradbury, volved a escuchar “La Sirena” o, mejor aún, sumergíos en uno de sus libros. ¡Ellos no descansan en paz!

      Ray Bradbury: La sirena

{ 14 comentarios }

  1. KHaL | domingo 17 junio 2012 at 21:20 | Permalink

    Una gran noticia sin duda :)

  2. mabarroso | lunes 18 junio 2012 at 08:12 | Permalink

    Descargado y listo para escuchar. Bienvenido de vuelta

  3. Sebastian Leon | martes 19 junio 2012 at 02:36 | Permalink

    descargando……%
    como dijo Khal “una gran noticia”
    mister Hernandez-Puertas welcome back

  4. Pascual Herrera | martes 19 junio 2012 at 12:10 | Permalink

    Bien!!!

  5. Carlos Rioja | jueves 21 junio 2012 at 18:03 | Permalink

    ¡Me ha encantado, Álex! Es un placer volver a escucharte y aprender cosas nuevas :)

  6. JJG | viernes 22 junio 2012 at 21:16 | Permalink

    Me alegra volver a escucharte, gracias.

  7. Pedro Hernandez | viernes 24 agosto 2012 at 07:11 | Permalink

    Recién descubrí tu podcast y me parece genial. No pienso dedicarme profesionalmente a la escritura, pero soy un enamorado del lenguaje. Felicidades y gracias por compartir tu esfuerzo.

  8. Lightray | viernes 7 septiembre 2012 at 23:47 | Permalink

    Alex está más perdido por aquí que el que se perdió en la guerra. :))

  9. Ludwig | lunes 10 septiembre 2012 at 07:14 | Permalink

    ¡Después de tiempo! Gracias.

  10. Roberto Carrasco Calderón | martes 6 noviembre 2012 at 22:12 | Permalink

    Hola, ¿Qué tal?

    He llegado hasta aquí desde iTunes y me es muy grato el haber encontrado este lugar.

    Me gusta tu trabajo y la utilidad que tienen para los que nos dedicamos a esto de las letras.

    Me apunto a tu RSS y me suscribo a tu podcasts.

    Un saludo.

  11. Javier Peñas | martes 11 diciembre 2012 at 15:08 | Permalink

    Soy otro más de esos egoístas que esperamos que siga quedándote algo más de espíritu filantrópico (y de tiempo) para continuar con tus aportaciones mediante podcast o texto.

    En cualquier caso, muchas gracias por lo hecho hasta ahora.

  12. Anita | jueves 28 marzo 2013 at 05:10 | Permalink

    Hola Álex! Te sigo desde hace mucho tiempo, pero nunca había participado escribiendo ni consultando nada, ni siquiera en la época en que existió el foro. Sin embargo hoy he escuchado una vez más tu último podcast y se me ha ocurrido una pregunta, creo que bastante relacionada con el estilo.
    En el caso de los autores que escriben simultáneamente con su nombre y con pseudónimo… cómo lo hacen? su estilo es único y reconocible o lo cambian conscientemente? Se me ocurre el ejemplo de Juan Eslava Galán, que su línea histórica (creo) la escribe bajo el nombre de Nicolás Wilcox. Seguro que hay muchos ejemplos más. Anne Rice antes de su saga de vampiros escribió nosequé con otro nombre y se dice que detrás de la autora erótica Sylvain Reynard, hay un autor (o autora) de best seller que ni imaginamos.
    Supongo que influye si el pseudónimo es secreto o si es de dominio público como el de Juan Eslava Galán, pero, como crees que puede resolverse este problema normalmente? Sabes de algún otro caso interesante?
    Aprovecho para felicitarte por todo tu trabajo realizado. Ha sido algo épico: 28 sesiones estupendas, y no sé cuantas entrevistas! además de todo el material en tu blog! Sé que es difícil encontrar tiempo hoy día pero espero que te siga siendo satisfactorio este proyecto y que te veamos por aquí de vez en cuando. Yo me estoy leyendo “La vida pese a todo”, ya te contaré a ver que tal :)
    Saludos y muchas gracias,
    Un abrazo.

  13. Rocío Ávila | miércoles 25 junio 2014 at 20:37 | Permalink

    En respuesta al comentario de Anita, existe un escritor francés que no es muy conocido en lengua española pero fue enorme en el ámbito literario francés: Romain Gary. Gay fue héroe durante la Resistencia al derribar varios aviones alemanes, recibió la Legión de Honor de manos de Charles de Gaulle. Cuando regresó de la guerra se desempeñó en varios puestos diplomáticos y escribió su primera novela: la promesa del alba que es esencialmente su autobiografía y homenaje a la memoria de su madre. Empezó una carrera como escritor y le fue otorgado el premio “Goncourt” que sólo se puede ganar una vez en la vida de un escritor. En sus cincuentas emigró a Hollywood y produjo varias películas. Fue cuando la crítica empezó a hablar de un tal Émile Ajar que sospechaban era un seudónimo de Gary. Él lo negó todo, Émile Ajar era un sobrino lejano pero él no le escribía sus historias. Se contrataron una serie de especialistas para demostrar que eran la misma persona y estos determinaron después de análisis minuciosas que Gary y Ajar eran personas completamente distintas. Poco después Ajar gana el premio Goncourt y es efectivamente un sobrino de Gary quién se presenta a recibirlo. Nunca más se volvió a hablar del tema. Gary se suicida a las sesentayalgo y en su nota de suicidio, confiesa que su mejor satisfacción fue haber engañado a todo el mundo, hasta la crítica, que él era émile Ajar y su sobrino había participado en el juegp. Su sobrino confirmo la historia y se publicó un manuscrito en donde Gary explicaba cómo había logrado tal engaño. Una de las razones que dio para hacerlo, era porque, decía, ya estaba harto de la carrera literaria de Romain Gary y quería probar temas nuevos.
    Es realmente impresionante no sólo esa etapa de su vida, todas, cuando estuvo en la guerra, cuando llegó a Francia con su mamá (era ruso) su carrera como diplomático y una anécdota que casi nadie sabe: cuando llega a Hollywood se enamora de una actricilla de poca monta Jean Seberg a la que le lleva más de veinte años. Se casan, tienen un hijo cuando llega a la sociedad de los Ángeles un joven escritor mexicano poco conocido del que Seberg se enamora perdidamente y abandona a Gary. Este joven era Carlos Fuentes y su historia de amor con Jean Seberg está plasmada en : Diana o la cazadora solitaria.

  14. Álex Hernández | jueves 26 junio 2014 at 12:34 | Permalink

    ¡Qué historia tan interesante! Da para una novela, ¿no? ¿Alguien se anima? ;-)

    He publicado una entrada sobre este tema, la tenéis aquí:
    http://alexhernandez.es/2014/06/25/seudonimos/

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.