Skip to content

Primeras traducciones

Mi labor profesional y mis denuedos literarios han estado casi siempre alejados, pero parece que ambos caminos cada vez se acercan más. Desde hace unos meses, se han cruzado en un nuevo puesto como traductor, una tarea con la que he jugado desde hace tiempo (por ejemplo con Dork Tower) pero con la que nunca me había ganado la vida. Ahora traduzco ocho horas al día y es fácil ver cómo este aprendizaje me sirve también de entrenamiento como escritor.

Leí una vez a Javier Marías comentar que traducir es, para un escritor, todo un lujo. Venía a decir que poder escribir a Shakespeare o a Joyce en tu lengua es el mejor ejercicio de escritura imaginable. Te da el mapa de una historia frase a frase, y tú tienes que encontrar la forma de expresarla en tus palabras. ¿No es eso a veces lo que nos pasa? Tenemos la idea y no sabemos volcarla sobre el papel.  Aquí dice Marías:

A mí no me parece que haya tanta diferencia entre traducir y escribir. Evidentemente hay un grado de libertad menor en la traducción, pero hay siempre una cierta libertad; y lo que es el trabajo definitivo, el trabajo sobre la prosa que va a producir el resultado final, para mí es el mismo. El traductor tiene muchas inseguridades, pero tiene la seguridad de contar con un texto original que no tiene que inventar, al cual ha de ceñirse lo más posible. Al escritor, en cambio, le puede fallar su propia invención; puede encontrarse muy desorientado, tener que hacer una pausa y esperar unos días. La del traductor es una tarea que se puede comparar con la del intérprete musical: tiene muchas dificultades a la hora de interpretar una pieza, pero siempre tiene la partitura, sabe que la partitura no va a desaparecer.

Al traducir videojuegos, me enfrento a diario a infinidad de personajes cuyas voces requieren diversos registros; a descripciones que deben ser al mismo tiempo precisas y evocadoras; a textos técnicos y literarios por igual. Y estoy seguro de que este malabarismo verbal que hago a diario en la cabeza entrenará músculos que me serán muy útiles cuando llegue el momento de contar mis propias historias.

Mi primera experiencia ha sido en Xenoblade Chronicles para la Nintendo Wii, que sale al mercado europeo esta semana. Si te acabas el juego (lo que puede llevarte más de cien horas) y te quedas a ver los créditos, verás que mi nombre no aparece entre los traductores sino entre los testers, ya que no cambié de departamento hasta que el proyecto estaba ya muy avanzado. De ahí que mi posible influencia sobre los textos finales haya sido muy pequeña (además de que ha sido un equipo de trabajo especialmente grande ¡y competente!). Mi experiencia personal, en cambio, no ha sido tan pequeña, y me ha servido para coger con fuerza el proyecto actual, del que ya os hablaré más adelante. Por el momento, que no os sorprenda si me veis hablando de traducción de vez en cuando.

{ 5 comentarios }

  1. Javier Díaz Carballe | martes 16 agosto 2011 at 23:13 | Permalink

    Enhorabuena Álex, parece un trabajo muy interesante. Aunar escribir con el trabajo, buf, duro, pero apasionante.

    Me ha gustado la idea acerca de que traducir ayuda a ser mejor escritor. No me había dado cuenta que, quizá, con muchos años de traducción, al final uno aprende a escribir artísticamente aunque siguiendo un guión. Más tarde escribir una especie de guión propio sería la tarea previa para escribir una buena historia.

    Creo que otro traductor iluste es Eduardo Mendoza.

    ¡Espero el juego con avidez!

  2. Valentín Amaro | domingo 21 agosto 2011 at 02:30 | Permalink

    Felicidades por la pasión con que enseñas en el Taller Literario. Uno a uno estudio cada capítulo y avanzo en mi labor. Me has dado múltiples posibilidades para volver sobre mis textos narrativos. En especial me gusta mucho esa perfecta relación LITERATURA CINE que haces y transmite.

    Un abrazo desde Santo Domingo en la República Dominicana.

  3. Álex Hernández | domingo 21 agosto 2011 at 23:52 | Permalink

    ¡No está mal! Metacritic ya le da un 91%. A ver si algún análisis español se digna a mencionar la labor del equipo de localización ;-)

  4. Lightray | miércoles 21 septiembre 2011 at 12:09 | Permalink

    Totalmente de acuerdo con Marías. Se debe aprender mucho traduciendo a grandes escritores. Y que difícil es hacer una buena traducción que sea fiel al tono de la novela y al estilo del autor.
    Cortázar también era traductor y dicen que muy bueno.
    Imagino que al traducir debe ser muy fácil cometer errores de estilo, como: cacofonías, queísmos… O usar construcciones gramaticales erróneas: Un empleo inadecuado de conjunciones, pronombres, preposiciones…
    Hace tiempo, yo estaba escribiendo y me salió la siguiente frase: “Ella se situó detrás mía en la cola del autobús”. Al revisar el texto, ese “mía” me sonaba raro. Recurrí a un libro de gramática y, como me temía, usar el posesivo en ese contexto está mal, lo correcto es: “detrás de mí”.
    Un traductor debe conocer muy bien el idioma en que se ha escrito el texto, pero también la lengua a la que tiene que traducirlo.
    Por cierto Alex, hablando de Javier Marías, ¿has leído su última novela? A mí me ha gustado bastante.
    ¡Saludos!

  5. Álex Hernández | viernes 7 octubre 2011 at 12:45 | Permalink

    Creo recordar que mi texto favorito de Poe, “La narración de Arthur Gordon Pym”, la leí en traducción de Cortázar. A lo mejor por eso me gustó tanto.

    Los errores al traducir son los mismos que al escribir, con la dificultad adicional de tener un segundo idioma en mente, con lo que uno puede caer fácilmente en extranjerismos, expresiones calcadas, etc.

    No he leído aún “Los enamoramientos”. Hace pocos meses empecé la trilogía. El primer volumen se me hizo un poco pesado, por lo que los otros dos andan cogiendo polvo en el estante. Ya caerán, ya…

    ¡Abrazos!

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.