Skip to content

Coppola

Este hombre acaba de ganar varios puntos en mi escala de admiración con esta entrevista.

Arte: Si vas hoy a un productor y le dices que quieres hacer una película que nunca se ha hecho antes, te echa a la calle porque quiere hacer la misma película de siempre, la que ha generado ingresos. Pero un elemento esencial del arte es el riesgo. Si no arriesgas, ¿cómo vas a crear algo realmente hermoso que no se haya visto antes?

Escribir un guión: Un guión debe ser como un haiku, conciso y claro. Minimalista. Porque cuando se haga la película, el director escuchará a los actores y al director de fotografía, que aportan grandes ideas, y luego hará lo que crea mejor. El cine es colaboración.

Dinero: Yo tengo otro empleo. Hago películas, pero me gano la vida en la industria vitivinícola. Trabajas en lo tuyo y te levantas a las cinco de la mañana para escribir tu guión. Hace 200 años, si eras compositor, la única forma de ganar dinero era viajar con la orquesta y dirigirla, porque entonces te pagaban como músico. No había grabaciones, no había royalties. Esta idea de la estrella del rock que se hace rica podría desaparecer, porque en esta nueva era quizá el arte sea gratuito. A lo mejor los jóvenes tienen razón y sí que tienen derecho a descargarse música y películas. Me van a fusilar por decir esto. ¿Quién ha dicho que los artistas tienen que ganarse la vida, que el arte debe costar dinero? Es mejor desconectar esas dos ideas.

Sobre este último punto, Neil Gaiman también tiene algo que decir (en La Cueva del Lobo han traducido unos fragmentos de sus declaraciones):

Los tiempos están cambiando. El debate continúa.

{ 6 comentarios }

  1. Jorge Montes Becerra | sábado 5 marzo 2011 at 19:37 | Permalink

    Excelente el episodio 26 de sintaxis del taller!!

  2. Lightray | lunes 7 marzo 2011 at 00:19 | Permalink

    Je je je, como los de la SGAE lean esta entrevista se van a llevar las manos a la cabeza. Creo que lo último que pretenden es que pagues por derechos de autor si cantas en la ducha…
    No estoy muy de acuerdo (a lo mejor lo he interpretado mal) con el apartado del dinero.
    “Hace 200 años, si eras compositor, la única forma de ganar dinero era viajar con la orquesta y dirigirla, porque entonces te pagaban como músico…”
    Esto pasaba hace doscientos años y actualmente. Si los músicos tuvieran que vivir de la venta de discos, el 95 por ciento de ellos se morirían de hambre. Cuando un artista saca un nuevo trabajo al mercado, lo hace con la idea de realizar una gira y ganar pasta con las entradas. Casi nadie compra ya discos, no nos engañemos. En Málaga, las pequeñas tiendas de discos están cerrando casi todas. Sólo se mantienen algunas, las de toda la vida, y como esto siga así también terminarán cerrando.
    “Esta idea de la estrella del rock que se hace rica podría desaparecer, porque en esta nueva era quizá el arte sea gratuito”
    La estrella de rock o de pop que se hace rica nunca desaparecerá, pues siempre habrá bandas y músicos con el suficiente tirón para dar conciertos multitudinarios. Es cuestión de coger la calculadora. Imaginemos una gira de 30 o 40 conciertos, con una media de 10.000 o 15.000 espectadores por actuación y un precio de 30 euritos la entrada. Un, dos, tres, responda otra vez…
    El arte no es gratuito, y nunca lo será. ¿Os imagináis a una compañía de teatro representando una obra por toda España, cuatro días por semana, dos sesiones por día, durante varios años gratuitamente? ¿Y de qué van a vivir estos señores?
    ¿Y un escritor que se pase 5 o 6 horas diarias escribiendo una novela para no ganar ni un euro con la publicación de la misma?
    ¿Y un director de cine , rodando su película durante el día y trabajando de camarero en una discoteca por las noches?
    Es cierto que hace 200 o 300 años los artistas no ganaban lo que han ganado en el siglo veinte, pero recordemos a pintores como Goya, Velázquez… que trabajaban por encargo para reyes, nobles y aristócratas, gozando de grandes privilegios.
    “¿Quién ha dicho que los artistas tienen que ganarse la vida, que el arte debe costar dinero? Es mejor desconectar esas dos ideas”.
    Vamos a ver, la persona que realiza una actividad artística no lo hace, en un principio, pensando en ganarse la vida con ello, pero de ahí a hacerlo gratis hay un abismo. Estoy de acuerdo en que el arte esté al alcance de todo el mundo, pero es que en mayor o menor medida, ya lo está. ¿No son gratuítas las bibliotecas? ¿No hay subvenciones? ¿Cuánto cuesta la entrada a un museo? (más o menos lo que te cobran por una sóla copa de garrafón en una discoteca, en algunos casos el garrafón es más caro) Y así podría citar muchos más ejemplos.
    Para hacer arte hay que tener talento e invertir mucho tiempo y energía en ello. El talento hay que valorarlo y la energía y el tiempo cuestan dinero.
    A lo mejor este señor pretende que volvamos a la época de los juglares y trovadores que iban de ciudad en ciudad, cantando o recitando poemas por un mendrugo de pan, un vaso de vino o unas monedillas.

  3. Álex Hernández | martes 8 marzo 2011 at 15:34 | Permalink

    Me sorprende verte tan conservador. Los tiempos cambian de formas imprevisibles, a veces adelante y a veces hacia atrás, paradójicamente. La figura del mecenas de la que hablas ha desaparecido, pero bien podría volver. ¿Quién te dice a ti que un grupo de fans organizado a través de internet no puede convertirse en el nuevo mecenas del siglo XXI? Ya existen iniciativas al respecto, del tipo Apadrina Un Artista o PureVolume entre otros.

    Los artistas millonarios existen gracias a grandes campañas de marketing que cuestan mucho dinero, puesto por adelantado. Últimamente se vuelve difícil apostar tanto dinero a una sola yegua. Pero donde antaño existía el artista local que era muy famoso en un área reducida, ahora los artistas minoritarios, con un porcentaje mínimo de una audiencia mundial, también podrían subsistir.

    Por otro lado, artistas que se ganan la vida fuera de su arte han existido siempre. Los casos de Kafka o Van Gogh son ejemplares pero no son una excepción.

    En resumen, si han desaparecido los juglares, ¿quién dice que no van a desaparecer otras muchas cosas? Otra cosa es que veamos los resultados en esta vida, pero el proceso de cambio ya está ocurriendo… lleve a donde lleve.

  4. Lightray | martes 8 marzo 2011 at 19:37 | Permalink

    Por mucho que cambien las cosas, encuentro muy difícil que el arte llegue a ser gratuito. Como dije anteriormente, el arte es una mezcla de talento, energía y dedicación. Alguien puede realizar cualquier actividad artística: dibujo, escultura, escritura… porque tiene la necesidad de expresarse de esa forma. Pero cuando esa expresión artística va más allá de una actividad de la que solo tiene conocimiento tu familia y amistades, y se convierte en algo que sale a la luz pública y genera un interés social, ahí es cuando entra el dinero en juego. Yo tengo muy claro que escribo porque siento la necesidad de hacerlo, pero si algún día mis textos generan un interés social, espero recibir algún beneficio económico por ello. Beneficio económico que me servirá para dedicar todo mi tiempo a la escritura y aumentar, de ese modo, mi producción literaria. Y eso es aplicable a cualquier manifestación artística: pintura, escultura…
    Me parece una barbaridad decir que el arte debe ser gratuito, así sin mas, sobre todo en esta sociedad en la que, para bien o para mal, cada día somos más consumistas y le damos más importancia al dinero (hablando en términos generales).
    Por un lado, somos cada vez más consumistas y por otro lado lo queremos todo gratis. ¿No es una contradicción?
    El arte, como se suele decir, es un 10 por ciento inspiración y un 90 por ciento trabajo. Y si ese trabajo genera un interés social, el artista debe cobrar por ello.

  5. Elmer Escoto | jueves 10 marzo 2011 at 06:05 | Permalink

    Saludos.
    El mío es un país en el que las plantaciones de bananos cambiaron, en gran parte, la cultura en algunas regiones. Muchos de los que trabajaron allí me han contado, con verdadero hastío, que no pueden comerse un banano. Les perdieron el gusto. Día tras día. Viéndolos, teniendolos gratuitamente como parte de la compensación laboral… se les hizo tan fácil conseguirlos, que los aborrecieron. ¿Podría eso pasar con el arte, si fuese gratuito? Pero también: si es gratuito ¿de dónde provendrían entonces los fondos para sostenerlo?

    Creo que lo bueno cuesta. Y su costo es parte del aprecio que nos genera. Y además, posiblemente esa situación degradaría en una forma tristemente notable.

    En fin, el asunto en sí mismo deja entrever ideas para nuevas historias…

  6. Lightray | jueves 10 marzo 2011 at 18:49 | Permalink

    Curioso lo que cuentas sobre las bananas.
    Muy buena tu pregunta sobre los fondos para sostener el arte, si éste fuera gratuito. ¿Quien invertiría en la producción de una película si ésta no diera algún beneficio? O el ejemplo que puse sobre el teatro… Todo esto me recuerda una novela de Saramago, “La caverna”, en la que una familia de alfareros ve como las ventas de su trabajo van bajando considerablemente porque las fábricas prefieren los utensilios de plástico. Creo que algo parecido sucedería con el arte.
    Es cierto que ganarse la vida con el arte sólo lo consiguen una minoría de artistas. Casi todos los escritores, tienen una profesión aparte de la escritura, pero la publicación de sus libros, en mayor o menor medida, es una fuente de ingresos que les ayuda a aumentar su producción literaria. Roberto Bolaño dijo que él sobrevivió durante muchos años gracias a pequeños certámenes literarios de relatos y poemas, en los que participaba.
    En fin… A ver que dicen los demás.

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.