Skip to content

La palabra precisa

Hoy os presento un ejemplo de esa prosa sencilla y precisa a la que siempre aspiramos. Y con el ejemplo, un ejercicio.

Anoche comencé a leer “Servidumbre Humana” de W. Somerset Maugham. En la primera página, una sirvienta lleva a un niño dormido al domitorio de su madre. La madre le recibe, momento en el que Maugham escribe de ella:

Su voz era tan débil que parecía venir ya desde muy lejos.

Ejercicio: ¿Cuál es para ti la palabra mejor elegida de esta frase? Mi respuesta, mañana.

{ 6 comentarios }