Skip to content

Sebas Martín (2) Reparto de tareas

[viene de aquí]

En el taller a veces critico que todo el mundo que sabe mover una cámara o coger un lápiz, se cree que sabe también escribir. El guión se infravalora mucho. Ese reparto del 70% dibujo, 30% guión me parece muy desequilibrado.

Es natural. El trabajo creativo del guionista es muy importante, pero se puede hacer una página de guión en 10 minutos si ya tienes la estructura clara, mientras que dibujarla te puede llevar un día o más.

Una página de guión se tarda 10 minutos en escribir físicamente pero ¿todo el proceso mental que hay detrás no cuenta? ¿No es un poco falacia decir que el guionista hace menos trabajo?

¡¡Lo es!! Para mí, aunque tarde más, dibujar una historia es mucho más fácil. Es sólo ponerme en la mesa y dedicarle horas. Lo que cuesta es crear esa historia. Pensar en el tema, la estructura, el nudo, el desenlace, dividirla en secuencias, escenas, viñetas, dialogarla. Ese es el verdadero mérito de que una novela gráfica funcione o no. Una historia mala con un dibujante excelente se venderá, pero sólo la primera, por el mérito del dibujante. Si las historias siguen siendo malas, ningún lector se interesará por ellas. En cambio, una buena historia con un dibujante simplemente correcto puede enganchar al lector entrega tras entrega.

Y estos guionistas que no dibujan, ¿cómo lo tienen para encontrar dibujantes que no estén ya ocupados escribiendo sus propias historias?

Hay dibujantes que lo intentan y más valdría que lo dejaran. Aquí no diré nombres, que no es cuestión de crearse enemigos [risas]. Pero también hay muchísimos dibujantes que no guionizan. De hecho, la mayoría. ¿Conoces la revista “Claro Que Sí”?

Sí, leí algunos números. Eran muy irregulares, pero había piezas interesantes.

Seguro que las mejores eran las de tándem guionista-dibujante.

¡Seguramente! [risas]

En la revista tenía a dibujantes INCREÍBLES que no hacían nada de guión, como Hokane o Tony Saldaña. Yo adoro el trabajo de Moebius o de Juan Giménez, por ejemplo, pero me encanta cuando dibujan los guiones de Jodorowsky.

Entre los cazatalentos cinematográficos existe una tendencia a pensar que el guionista-director va a crear obras más interesantes, más «de autor» que si esos roles los cubren dos personas distintas. Personalmente pienso que si ambos creen en la historia (si no son trabajos de encargo), es mejor que sean dos personas distintas que sepan hacer bien cada uno lo suyo. ¿Pasa algo así en el mercado editorial?

Si, es verdad lo del trabajo de autor. Pero hay tándems que funcionan muy bien y también es trabajo de autor… de autores, mejor dicho. Suelen ser guionistas y dibujantes que trabajan muy unidos, a quienes interesan las mismas cosas e historias. Los trabajos de encargo son otra cosa. Ahí interviene más la artesanía que la autoría. Pero la novela gráfica no trata de superhéroes, ni mundos suspendidos en gravedades cero o cosas de más consumo. Suelen ser más personales. Aquí, que la historia te salga de las tripas es muy importante.

[continúa]

2
Escribe un comentario

avatar
2 Hilos de comentario
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
El hilo de comentarios más popular
2 Autores de comentarios
Álex HernándezLightray Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribir  
Notificar de
Lightray
Invitado
Lightray

Soy de la misma opinión que Sebas. Incluso con mis dibujantes de comics favoritos, si el guión no acompaña, el trabajo no luce como debiera. Pero cuando se da el caso de un buen guión, dibujado por un gran artista, el resultado es maravilloso. La combinación Bruce Jones-Richard Corben, en los años 80, era explosiva; todo un placer para los sentidos. Lo mismo sucedía con Sánchez Abuli y Jordi Bernet, en la serie «Torpedo 1936», publicada por la editorial Toutain.