Skip to content

Padres muertos III, el abuelo vivo

Usted tiene suerte, señor McCourt. Tuvo esa infancia miserable y así tiene algo sobre qué escribir. ¿De qué vamos a escribir nosotros? Lo único que hacemos es nacer, ir a clase, ir de vacaciones, ir a la universidad, enamorarnos o algo, graduarnos y seguir alguna profesión, casarnos, tener esos dos coma tres hijos de los que usted habla siempre, mandar los niños al colegio, divorciarnos como el cincuenta por cierto de la gente, engordar, sufrir el primer infarto, jubilarnos, morir.

Jonathan, esa es la visión más triste de la vida americana que haya oído en un aula. Pero acabas de listar los ingredientes de la gran novela americana. Has resumido las novelas de Theodore Dreiser, Sinclair Lewis, F. Scott Fitzgerald.

Creían que estaba bromeando.

Esa es la gran diferencia entre la literatura de género y la literatura “seria” o “de autor”. En esta última, el contenido no importa tanto como el punto de vista. Si eres capaz de retratar acontecimientos cotidianos de una forma única, como sólo tú eres capaz de expresarlos, te has ganado un hueco en el olimpo de los escritores.

Así que sal, vive la vida, arranca la antena de la tele y haz todo lo que Jonathan dice, y además otro tanto, todo lo que puedas. Y si todavía te falta experiencia, canibaliza la experiencia de los demás.

Detalle del grupo escultórico "Rent Collection Courtyard" exhibido en el museo Schirn, Frankfurt (2009)

Siéntate con tu abuela. Deja que te cuente su historia. Todas las abuelas y abuelos del mundo tienen historias y si les dejas morir sin ponerlas en negro sobre blanco eres un criminal. Como castigo serás desterrado de la cafetería del instituto.

Sí, ja ja.

Padres y abuelos recelan de este súbito interés en sus vidas. ¿Por qué me haces tantas preguntas? Mi vida no es asunto de nadie y lo hecho, hecho está.

¿Qué hiciste?

No es asunto de nadie. ¿Es otra vez ese profesor tuyo? […]

Otros vuelven con historias de cómo le hacen a sus viejos una pregunta sobre el pasado y la presa revienta. Los ancianos no paran de hablar, siguen hasta la hora de irse a la cama y más allá, expresando el dolor de la pérdida, añoranzas por el Viejo Continente, amor por América. Las relaciones familiares se redefinen. Milton a sus dieciséis años ya no subestima al abuelo.

En la Segunda Guerra Mundial el abuelo hizo cosas increíbles. Como enamorarse con la hija de un oficial de la SS, que casi le matan por ello. […] Todos estos años el abuelo se sienta en su esquina y yo nunca le hablo ni él me habla a mí. Su inglés sigue sin ser gran cosa, pero eso no es excusa. Ahora le tengo en mi grabadora y mis padres, mis propios padres por el amor de Dios, preguntan, ¿Para qué te molestas?

Incluso nosotros, los escritores, somos como nuestros viejos: no creemos que nuestras historias importen. ¿Pero importan? La de McCourt es relevante, y sus libros se han vendido por millones.

Escribe. Tú eres el próximo.

{ 3 comentarios }

  1. Lightray | domingo 19 septiembre 2010 at 21:51 | Permalink

    Lo malo es cuando no hay historia, ni punto de vista, ni nada de nada. Y para colmo el autor escribe como un niño de preescolar, repitiéndose constantemente en cada novela que publica. ¿Se os ocurre algún ejemplo? A mí algunos, pero mejor me callo, que siempre hay alguien que te dice: pues si crees que puedes hacerlo mejor, hazlo en lugar de criticar. Je je

  2. Álex Hernández | lunes 20 septiembre 2010 at 09:16 | Permalink

    La repetición vende mucho, a la gente le gusta saber qué es lo que está comprando. Por eso funciona la literatura o las películas “de género”. Por eso los trailers tienden a contar más y más de la película. La gente sabe a lo que va, y sale contenta porque no se defraudan sus expectativas. Ah, las masas…

  3. Lightray | lunes 20 septiembre 2010 at 12:28 | Permalink

    El cine de género es así. A mi me encantan las pelis de terror, en especial las de muertos vivientes. Y ¿hay algo más repetitivo que una película de zombies? je je. Sin embargo me encantan. De todos modos siempre se puede hacer una película de género con un enfoque distinto, alejándola de tópicos y estereotipos.
    Cuando hablaba de autores que se repiten hasta aburrir, me refería, por ejemplo, a Jaime Bayly. Este “escritor” tiene algunas novelas que no están mal, como: “La noche es virgen” o “Los amigos que perdí”. Pero en la mayoría de sus libros aparece siempre: un protagonista bisexual que trabaja en un programa de variedades de la televisión limeña y que quiere ser escritor, pero no tiene arrestos para dedicarse en exclusiva a la literatura. Todo eso aliñado con drogas, mucho sexo hetero y homo, diálogos intrascendentes, situaciones que intentan ser divertidas y no lo son, descripciones abstractas, del tipo: Marta era guapa, rubia y alta… Y Bayly no es, precisamente, un escritor de género. Algunos piensan que Jaime cultiva el género erótico. Yo no lo tengo muy claro, pues en sus novelas hay mucho sexo explícito, pero poco erotismo.

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.