Skip to content

Otro tipo de “in media res”

Hoy tiene la palabra el amigo Llabrac.

Estaba escuchando el programa del 2 de agosto de La Rosa de los Vientos, donde entrevistaban a un escritor español llamado Jerónimo Tristante. Comentaba que nuestra educación es muy audiovisual y que cuando le dicen que sus novelas son muy cinematográficas le alegra.

Explicó un concepto curioso, y es que a menudo comienza sus novelas como muchas películas americanas, con un ”relato semilla” donde aprovecha para presentar el personaje. Me ha parecido como lo de empezar en medio de la acción, pero con unos hechos que no tienen por qué formar parte de la propia trama de la novela. Es interesante y supongo que mucho más fácil de hacer. Enganchas al lector, le presentas los personajes y, tras la resolución, ya puedes ponerte con la novela propiamente dicha.

Aunque, como el propio autor dice,  el concepto no sea nada nuevo, me parece una buena sugerencia para tener en mente. ¿Has escrito tú algo parecido?

{ 16 comentarios }

  1. Alfonso | miércoles 1 septiembre 2010 at 22:52 | Permalink

    ¿No empiezan así las películas de James Bond?

  2. Álex Hernández | miércoles 1 septiembre 2010 at 23:30 | Permalink

    Eeeefectivamente. Un gallifante para Alfonso.

  3. Lightray | miércoles 1 septiembre 2010 at 23:35 | Permalink

    Muy interesante lo del “relato semilla”. Un recurso muy cinematográfico, sobretodo en películas de acción, cine negro, aventuras. Sabía lo que era un comienzo “in media res”, pero no había caído en lo que comenta Tristante, esa aventurilla para presentar un personaje y que no guarda una relación directa con la trama principal de la historia. La explicación de Jerónimo, me ha hecho recordar muchas películas que comienzan de ese modo. La primera de ellas ha sido “Batman el caballero oscuro”, donde aparece Joker, uno de mis villanos preferidos. Recuerdo que la película comienza con una escena muy espectacular y visual. Se trata del atraco a un banco, perteneciente a la mafia, realizado por una banda de maleantes disfrazados con mascaras de payaso. Durante el robo los atracadores se van matando los unos a los otros y al final sólo queda uno. Cuando éste retira la máscara de su cara, descubrimos que se trata del Joker que se marcha de la escena del crimen llevándose el botín. Me pareció genial la escena. Me encanta esa película!

  4. Lightray | miércoles 1 septiembre 2010 at 23:37 | Permalink

    Alex, por cinco minutos no cuelgo mi comentario antes que el tuyo! Te has colado. Eso no vale! Je je je.

  5. Álex Hernández | miércoles 1 septiembre 2010 at 23:38 | Permalink

    Aquí el que no corre, ¡abuela! ;D

  6. Raul Buñuel | jueves 2 septiembre 2010 at 11:10 | Permalink

    Sí, es interesante lo del “relato semilla”. Lo he googleado un poco y he descubierto que, en el cine, se le llama secuencia de precréditos. Estoy pensando que este recurso es bastante más común en las series procedimentales, tipo House o CSI.

    Estoy de acuerdo contigo Lightray, El caballero oscuro es genial, Nolan va de peliculón en peliculón y tiro porque me toca. A ver que hace con Superman, yo estoy con los dedos cruzados.

  7. Álex Hernández | jueves 2 septiembre 2010 at 12:46 | Permalink

    Pero las secuencias de pre-créditos de las series son algo distinto, en el sentido de que introducen la trama del episodio de esa semana, no van por independiente. Era muy típico también en Expediente X.

  8. KHaL | jueves 2 septiembre 2010 at 14:08 | Permalink

    He visto algo similar en, por ejemplo, el comienzo de algunos de los libros de “La torre oscura” de Stephen King. El problema de estos relatos semilla es que como no enganchen, se acabó; en mi caso, el comienzo de “Lobos del Calla” (de la citada serie) me aburrió soberanamente con un comienzo lleno de personajes que no me importaban nada.

    Aparte de esto, le veo otro riesgo, y es el bajón de ritmo previsible tras el relato semilla, que como relato que es debería ser más intenso que el comienzo de una novela; e incluso otro más: engarzarlo bien en la estructura de forma que no parezca un pegote.

    Mi conclusión: no me gusta. Y en cierto sentido me parece una huida fácil de lo que me parece pánico a no saber hacer un buen capítulo 1.

  9. Álex Hernández | jueves 2 septiembre 2010 at 14:11 | Permalink

    ¡Me encanta que discrepemos! Sobre todo porque no te falta razón, KHaL… Aquí se ve por qué no se le pueden poner puertas al campo de la literatura y cada “consejo” en realidad es sólo una herramienta que cada uno puede utilizar o no.

  10. yosoyjoss | jueves 2 septiembre 2010 at 20:36 | Permalink

    Uy KHaL! Lobos del Calla! Es que ese y el siguiente son penosos, parece como si los hubiera escrito a regañadientes, como si no tuviera nada más que decir, pero claro, como se empecinó en que debían ser 7 tomos… Menos mal que el séptimo mejora, hubiera odiado quedarme con mal sabor de boca después de que esperé tantos años para que acabara!

  11. KHaL | viernes 3 septiembre 2010 at 01:48 | Permalink

    Es que casi todos son nefastos; por ejemplo, Mago y Cristal debería ocupar la mitad de páginas. Y bueno, el final que le da a la saga es para crucificar a King. Dios, cuántas horas de lectura perdidas…

  12. Lightray | viernes 3 septiembre 2010 at 16:09 | Permalink

    Yo intenté leer uno de la saga que comentáis de King. No recuerdo si era el segundo o el tercero. El caso es que lo dejé a las pocas páginas. Me pareció un tostonazo. Las mejores novelas de King son las primeras: Misery, Salems Lot, It… Yo me inicié en la lectura con ellas. Un amigo se las iba comprando y me las prestaba. Los mejores libros de King, son aquellos que escribió bajo los efectos del alcohol y de otras drogas a las que era adicto, como el tabaco, la cocaina… En su libro “On writing”, en el que Stephen da consejos sobre narrativa y nos cuenta su vida, dice que lo pasó en grande mientras escribía “Misery”, ingiriendo narcoticos con la ayuda de litros y litros de cerveza, y alguna que otra rayita de coca.
    Que nadie piense que pretendo hacer apología de las drogas con este comentario, eh!

  13. yosoyjoss | viernes 3 septiembre 2010 at 17:00 | Permalink

    Lightray, el primer tomo de La Torre Oscura forma parte de esas primeras obras, y está estupendo, te lo recomiendo. Y yo creo que precisamente las drogas en algún momento te pueden servir, pero las vas tolerando y al final son contraproducentes en el proceso creativo, Stephen King es la prueba, tiene algunas novelas que piensas “¿qué rayos ha estado tomando? esto tiene la solidez narrativa de un prospecto farmacéutico”.

  14. KHaL | viernes 3 septiembre 2010 at 17:23 | Permalink

    Como dice King, en determinado momento creo que su mujer le puso firme y le obligó a dejar todo eso.
    En mi caso creo que lo suyo es crear por uno mismo y no porque la droga de turno te dé un colocón alegre.

  15. Lightray | sábado 4 septiembre 2010 at 00:44 | Permalink

    Pues sí, parece ser que su mujer, llegado el momento, le puso un ultimátum. En un capítulo del libro, King relata cómo se dio cuenta de que era alcohólico. Él tenía un contenedor para reciclar envases donde iba echando las latas de cerveza que bebía. Después de un cierto tiempo, una o dos semanas, se acercó al contenedor que estaba a tope y se pregunto horrorizado: ¿Pero quien se ha bebido todas estas cervezas?
    En “Mientras escribo” relata su problema con las drogas sin dramatizar y con cierto sentido del humor e ironía. King es un claro ejemplo de buena genética. Otro, en su lugar, no viviría para contarlo.

  16. Lightray | sábado 4 septiembre 2010 at 01:02 | Permalink

    Nolan es un “monstruo”, je je. A ver que hace con “el hombre de acero”. Seguro que le da un enfoque distinto. La verdad es que a Superman siempre le he tenido un poco de manía. No sé… Invulnerable a todo (excepto a la kriptonita de los coj…). Tan perfecto, dotado de innumerables poderes: super fuerza, super velocidad, super vista de rayos X… Y cuando se quita los leotardos y la capa y se pone las gafas y se convierte en el tímido y aburrido reportero Clark Kent. Y Lois Lane, loca por echarle un polvo, y él impasible, haciéndose de rogar… ¿Será gay Superman? Yo lo veo más bien asexual, como Crispín Clander!

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.