Skip to content

Screenwriting Tips

Scriptwriting Tips ofrece diariamente un consejo de sólo un par de líneas, directo y al grano (no como yo, que siempre me enrollo lo indecible).

Los consejos están orientados a guionistas. En muchos casos, el autor (que es un poco borde) se limita a señalar un cliché que considera demasiado repetido. La mitad de las veces los consejos son muy discutibles. Pero a menudo se ofrecen ideas aplicables a cualquier formato, y de vez en cuando se cuela una joya memorable que merece la pena citar aunque sea por su concisión.

Os dejo con una selección de los mejores consejos del último par de semanas.

Escribir bien es lograr que tus personajes hagan cosas inesperadas que cuadran perfectamente con lo que sabemos sobre ellos.

Todas las escenas deben afectar de alguna manera al protagonista, directa o indirectamente. De lo contrario, la escena es inútil. No importa si es el momento más gracioso, terrorífico o interesante del guión: hay que quitarlo.

Si en sus momentos más bajos (Nota: final del segundo acto) tus personajes no se están diciendo los unos a los otros las cosas más terribles, de las que te parten el alma… entonces lo estás haciendo mal.

No hace falta que empieces in media res, pero ¿podrías hacernos a todos un favor y saltarte la parte aburrida?

Para los que no sepan inglés, seguiré trayendo al blog alguna selección de sus consejos conforme se vayan publicando.

{ 4 comentarios }

  1. Lightray | domingo 29 agosto 2010 at 18:50 | Permalink

    Pues sí que van al grano! Más al grano imposible. La primera y la segunda son las que más me han llamado la atención.
    ¿Cómo conseguir que tu personaje haga algo inesperado y que a la vez cuadre con su personalidad? Complicado, pero no imposible.
    Todas las escenas deben afectar de alguna manera al protagonista, directa o indirectamente. Si no es así, sobran.
    Hay novelas en las que suceden acontecimientos que afectan a personajes secundarios, pero no al protagonista. La típica historia de amigos, pandillas, en las que uno de los secundarios, por ejemplo, termina en la cárcel. El prota se siente afligido, pero el hecho en sí, no cambia su vida, al menos aparentemente. O un secundario que fallece durante la historia, sin que esa muerte traiga consecuencias al protagonista, como mucho alivio, alegría, o la aflicción de la que hablo más arriba.

  2. Álex Hernández | lunes 30 agosto 2010 at 11:03 | Permalink

    Hay que recordad que los consejos son para largometrajes, donde todo está más concentrado. En “Malena es un nombre de tango” había un episodio de 50 páginas que contaba fuera de contexto la historia de los abuelos de Malena, que no tenía que ver con nada pero fue mi parte favorita. Eso en cine queda raro. Por ejemplo en “V de Vendetta”, la protagonista está prisionera y lee la carta de una prisionera anterior, y asistimos a esa vida, que resulta ser un paréntesis bastante raro. Pero es así porque han sido fieles al cómic, en realidad es un recurso bastante poco cinematográfico. Y aún tiene cierta validez porque el relato afecta a la protagonista.

    En general la novela es un formato muy flexible, sobre sólo si hablamos de ficción “literaria” y no de literagura “de género”, que tiene unas pautas más fijadas.

  3. Lightray | lunes 30 agosto 2010 at 13:21 | Permalink

    Es verdad, habla de guiones! Yo había aplicado los conceptos a la narrativa.

  4. Álex Hernández | lunes 30 agosto 2010 at 13:28 | Permalink

    Algunos sí que se aplican, otros no. La mayoría sí se aplican, aunque con bastante laxitud. Y al final todas las reglas se pueden romper. Hagas lo que hagas al final, pensarlo ya es un buen ejercicio.

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.