Skip to content

Sacar tiempo

Oh dear! Oh dear! I shall be too late!

Ya se me hizo tarde... ¡Me voy, me voy, me voy!

A menudo nos preguntamos cómo sacar tiempo para escribir.

Últimamente he encontrado un sistema: cuando llego a casa del trabajo y no tengo otro plan, cojo el portátil, pongo música, preparo un refresco, y me siento en el balcón a escribir.

  • ¿Que protestan los gatos? Les echo de comer y sigo escribiendo.
  • ¿Que me da hambre? Preparo la cena, veo algún capítulo mientras como, y sigo escribiendo.
  • ¿Que se acumulan los platos? Limpio la cocina y sigo escribiendo.

Normalmente buscamos tiempo para escribir. A mí me está saliendo bien al revés: escribo, y voy sacando tiempo para lo demás.

¿Por qué no lo pruebas?

{ 10 comentarios }

  1. Nieves | martes 3 agosto 2010 at 11:30 | Permalink

    Un “me gusta” invisible le he puesto a esta entrada! :)

  2. Álex Hernández | martes 3 agosto 2010 at 13:05 | Permalink

    Nieves, tienes un botón para compartir la entrada en Facebook.

    Hablando de lo cual, ¿echáis de menos otros plugins?

  3. Lightray | martes 3 agosto 2010 at 20:00 | Permalink

    El problema, al menos el mío y creo que el de la mayoría de la gente, no es el tiempo, sino las ganas y la motivación. Cuando tienes muchas ganas de hacer algo y estás muy motivado, sacas el tiempo de donde sea y te sacrificas por ello. La excusa universal cuando no se quiere hacer algo, es la falta de tiempo.

  4. Jesus (mac66) | martes 3 agosto 2010 at 22:31 | Permalink

    Yo no sufro el problema del tiempo pero creo que es porque, sobre todo, escribo microrrelatos. Me resulta sencillo trabajar todo el día, a todas horas, con un cuaderno de notas y un boli. Casi toda la labor creativa la desarrollo en mi cabeza y cuando creo que sé lo que quiero contar me pongo a ello. Digo cuando creo que sé lo que quiero porque no son pocas las veces que partes de una idea y durante la escritura la cambias, a veces mucho más de lo que habrías imaginado.
    Y estoy de acuerdo con Lightray en que la voluntad de escribir es muy importante; la falta de tiempo, con frecuencia es una excusa.
    Tu método me parece estupendo. Cuestión de prioridades.

    Un abrazo

  5. Álex Hernández | miércoles 4 agosto 2010 at 13:35 | Permalink

    En efecto, esa mentalidad de “estoy escribiendo todo el día aunque no escriba una letra” es muy positiva! (siempre que al final se traduzca en algún texto, claro).

    La falta de motivación muchas veces viene por la falta de fe. Si uno no piensa en qué escribir como hace Jesús, y de repente se sienta ante el papel, a lo mejor se frustra ante la falta de ideas y no vuelve a intentarlo, pierde la motivación. Hay que darse tiempo, pensar, volverlo a intentar…

  6. Lightray | miércoles 4 agosto 2010 at 21:32 | Permalink

    A mí también me parece adecuado el método de Alex: Hacer de la escritura algo prioritario. Normalmente por falta de motivación, hacemos todo lo contrario y así nos luce el pelo.
    Cuando le he dado prioridad al tema de la escritura, también me ha pasado que siento una suerte de remordimiento si no escribo.
    No pegas palo al agua. Vamos ponte en acción. ¿Qué carajo hago tirado en la playa o tomando copas todo el día, si lo que en realidad me gusta es escribir?, pienso.

  7. Álex Hernández | jueves 5 agosto 2010 at 10:34 | Permalink

    Es que luchar siempre es duro, aunque sea por los propios sueños (o aspiraciones, o vocación, o como cada uno quiera llamarle).

  8. Alfonso | viernes 6 agosto 2010 at 12:16 | Permalink

    He encontrado esta cita de Lorenzo Silva, al que por cierto conocí en un minicurso de novela policial. Trata del modo en que él empezó a escribir, compaginando su trabajo anterior:

    “En el abogado se cumple la maldición de que le vencen todos los plazos al mismo tiempo y por ello se acostumbra a trabajar en el caos. He escrito en aviones, ascensores, en el metro… me he acostumbrado a cazar el tiempo dondequiera que estuviera.”

    Lorenzo Silva

  9. Lightray | martes 17 agosto 2010 at 23:53 | Permalink

    Me encanta la cita de Silva. Ratifica lo que digo más arriba de usar el tiempo como excusa, cuando el motivo no es ese, sino la falta de coraje o motivación. A diferencia de Silva, la mayoría de nosotros para ponernos a escribir necesitamos tranquilidad, una atmósfera determinada, nuestro estudio, nuestro ordenador personal…
    A mi me ocurre algo parecido, pero con la lectura. Casi siempre llevo un libro encima y voy leyendo en el autobus, de camino al trabajo. En la oficina, cuando no hay clientes y estoy más tranquilo, aprovecho para continuar la lectura. Un compañero de trabajo me dijo en una ocasión que no entendía cómo yo podía leer de ese modo, y añadió que él sólo leía en casa, tranquilo, sin ruidos ni interrupciones.

  10. Álex Hernández | miércoles 18 agosto 2010 at 12:52 | Permalink

    Yo también leo en cualquier parte. Y escribo en cualquier parte cuando alguna historia me tiene absorbido, porque estoy siempre dándole vueltas a ideas, aunque no lo intente. Pero además, a veces, lo intento ;-)

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.