Skip to content

El placer de escribir

[…] Los asistentes eran estudiantes de periodismo, y tuve la oportunidad de tomarme unas cervezas con algunos de ellos. Se habló sobre todo de periodismo y admito que no me sorprendí demasiado al descubrir que aquellos estudiantes (de tercero) carecían de un periódico universitario y de blogs personales. De hecho, me dijeron, no escribían habitualmente.

-¿Para qué demonios estudiáis periodismo entonces? -les pregunté.

-La mayor parte de la gente de mi clase sólo quiere salir en televisión, -me dijo una de las estudiantes. Y añadió-: de hecho, varias compañeras ya se han puesto tetas.

Jose A. Pérez en Mi mesa cojea

{ 5 comentarios }

  1. Nieves | lunes 2 agosto 2010 at 17:17 | Permalink

    *se arranca la piel a tiras

  2. Naeros | lunes 2 agosto 2010 at 17:46 | Permalink

    Creo que este link puede gustarte: http://lapalabraescrita.abc.es/2010/07/14/david-simon-la-gente-que-lleva-los-periodicos-ya-no-respeta-su-propio-producto%C2%BB/

  3. Álex Hernández | martes 3 agosto 2010 at 09:50 | Permalink

    Pues sí, es un artículo muy interesante. Y tengo la primera temporada de The Wire esperándome en el estante.

  4. Lightray | miércoles 4 agosto 2010 at 21:11 | Permalink

    Ya lo dice el refrán, dos tetas tiran más que dos carretas! je je je.
    Bueno, hablando ya en serio, yo tuve una “amiga” (ésta aún no tenía ningún implante de silicona, ni falta que le hacía) que también estudiaba periodismo y apenas leía nada, cuando digo nada es nada, es decir, ni novelas, ni periódicos, ni nada de nada. Eso sí, se tragaba todos los programas erótico festivos de la televisión, del tipo Salsa Rosa, Sálvame… Según me comentó cierto día, aspiraba a presentar un programa de variedades y famoseo. Espero que se haga realidad su deseo y que lo consiga algún día!

  5. Álex Hernández | jueves 5 agosto 2010 at 10:32 | Permalink

    Eso me recuerda a algo que he leído esta mañana.

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.