Skip to content

Una predicción

Esto que voy a contar no viene a cuento de nada, simplemente se me ha ocurrido y quería compartirlo.

El mundo gira cada vez más deprisa. No tenemos tiempo para nada. Incluso modas o aficiones tan relativamente jóvenes como los juegos de rol (de mesa, no hablo de videojuegos aquí) o, más joven todavía, los blogs están siendo sustituidas por versiones rápidas. Los másters no tienen tiempo de prepararse las partidas así que abandonamos el rol en favor de los juegos de tablero, y nadie tiene tiempo de escribir (mucho menos de leer) entradas largas en blogs (prometo ser breve) así que pasamos al Twitter, el Facebook y otras formas de micro-blogging.

Por ahora, la novela sobrevive como una afición que se toma su tiempo. Pero atención: llegan los e-books. Muchos seguimos aferrándonos al papel, pero para quien haga la transición, ¿el tamaño dejará de importar?

Desde aquí vaticino el retorno del relato corto, el fin de la hegemonía de la novela.

Podremos comprar relatos sueltos a precios irrisorios, leerlos en cualquier pausa y pasar a otra cosa. Será el Youtube de la literatura.

¿Qué opináis?

{ 4 comentarios }

  1. Nieves | viernes 16 abril 2010 at 13:06 | Permalink

    Yo también he tenido una predicción: te he visto conectado (como te veo casi todos los días) y he pensado “uhm, hoy hay post nuevo!”. Qué arte tengo, qué genial que soy… xD

    Opino que tienes razón, pero sin que la novela pase a tener menos importancia. Pero sí pienso (y espero, porque normalmente no me apetecen pero cuando es así, me apetecen mucho) que los relatos cortos irán volviendo, y por los mismos motivos que mencionas. Además, es casi el equivalente literario de una película de masas: poco desarrollo de personajes y más hechos.

  2. Andromeda | sábado 17 abril 2010 at 16:04 | Permalink

    Qué el mundo se mueva cada más deprisa, no nos obliga a movernos a su misma velocidad, ¿no crees? Por mí puede girar todo lo rápido que quiera, que yo elegiré cuando quiero pararme.
    En cuanto al Twitter y al Facebook, no me interesan lo más mínimo; y los video juegos aún me interesan menos. La mayoría de la gente que lee novelas también lee cuentos o relatos cortos. Yo creo que la novela como obra narrativa siempre será más completa que el relato corto.
    Respecto a lo que dices sobre hacer una pausa para leer un relato breve y a otra cosa, depende de las prioridades de cada uno. Si te gusta leer y es algo esencial para ti, como es mi caso, será tu actividad principal y harás pequeñas pausas para otros menesteres.

  3. Jesus Esnaola | jueves 29 abril 2010 at 22:21 | Permalink

    Estoy bastante de acuerdo, Alex, ya sabes que suelo escribir microrrelatos, y fíjate, apuro un poco más. Volverá la novela por entregas. El eBook va a suponer una revolución no sólo por la forma de leer, que sí, sino por la forma de publicar. La autoedición estará al alcance de todos y el último libro de Muñoz Molina estará al lado de tu última colección de microrrelatos en igualdad de condiciones. Veremos.

  4. Álex Hernández | viernes 30 abril 2010 at 08:06 | Permalink

    Totalmente de acuerdo con Nieves y Andrómeda en que ni la novela va a desaparecer, ni todos tenemos por qué apuntarnos a la moda. YouTube no ha hecho desaparecer el cine. En general, las cosas nuevas no hacen desaparecer las antiguas, ni el cine a los libros, ni la tele a la radio, ni internet a la tele, ni el libro electrónico al de papel (al menos mientras siga quedando Amazonas, pero ese es otro tema). Personalmente creo que me gustaría compatibilizar los dos, aunque todavía no he hecho la inversión en el aparatito, no hay prisa. Ya veremos.

    Y Jesús ha dado en el clavo con la novela por entregas, sobre todo ahora que están tan de moda tanto las series como los servicios de suscripción. ¡Me encantaría que volvieran! De hecho, las sagas literarias (a lo Harry Potter o Canción de hielo y fuego) podrían dejar de estar divididas en volúmenes y crecer mes a mes con nuevos capítulos…

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.