Skip to content

Fallece J. D. Salinger (o no)

Hace sólo unos meses me sumergía en la lectura de “El Guardián entre el Centeno” (tarde, todo hay que decirlo: es un libro perfecto para la adolescencia) e incluso compartía mis impresiones con vosotros (más como escritor que como lector).

Hoy leo que su autor, J. D Salinger, ha fallecido a la edad de 91 años.

Para los que estamos acostumbrados a leer a más autores muertos que vivos, estas noticias no parecen tener tanto impacto como para quienes siguen a su autor contemporáneo favorito con el ansia diaria del fan (fechas de lanzamiento, firmas…). Para mí, Salinger sigue tan vivo hoy como ayer: su obra sigue en mi estante y en millones de estantes más, y no ha perdido ni un ápice de fuerza.

… Y creo que esa es la principal razón por la que escribo.

{ 4 comentarios }

  1. tOrMeNtA | viernes 29 enero 2010 at 13:38 | Permalink

    Yo creo que esa pena por la muerte de los escritores contemporáneos viene también por el hecho de tener la certeza de no poder disfrutar de cosas nuevas. Aunque siempre hay publicaciones póstumas, supongo que no es lo mismo. En cualquier caso, Salinger para mí seguirá siendo uno de los grandes. Un saludo

  2. Silver Surfer | domingo 31 enero 2010 at 08:03 | Permalink

    Además de El Guardian entre el Centeno os recomiendo los Nueve Cuentos, son magistrales. Yo lo tengo en una edición requeteantigua (Bruguera Libro Amigo), pero supongo que los habrán reeditado… ¿o no?

  3. Álex Hernández | domingo 31 enero 2010 at 10:46 | Permalink

    Si estuvieran descatalogados, seguro que con su muerte los volvían a editar.
    Pero en este caso, sí que están disponibles.

  4. Raul Buñuel | miércoles 10 febrero 2010 at 11:23 | Permalink

    Yo también me leí su libro no hace mucho. Cuando, ya hacia algunos años, que había pasado la adolescencia. Y lo disfruté bastante. Estar dentro de un personaje con tantos defectos, tan imperfecto, tiene algo de hipnótico y morboso. A ver si ahora sacan alguna de las novelas inéditas que, se rumorea, tenia guardadas y se negaba a publicar.

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.