Skip to content

Barbara Cartland

Barbara CartlandLlevo una semana muy aburrida pero esta señora y la Wikipedia me han alegrado la mañana. Comprenderéis que no voy a hablar de una de las escritoras más famosas de novela rosa por amor a su arte, sino como ejemplo de los sinsentidos del mundo, también del literario.

Yo pensaba que Stephen King era prolífico, hasta que he visto la lista de 664 novelas publicadas por Barbara Cartland, según las cuentas hechas por su hijo. Alguna se le ha debido escapar, porque sus editores le atribuyen más de 720. Si miráis la lista, veréis que los títulos son divertidísimos, con palabras como Ángel, Beso o Princesa repitiéndose una docena de veces, aunque la estrella, por supuesto, es otra: casi cien títulos comienzan por Love, palabra que aparece en total en 276 de ellos, más de un 40%. Leo que hubo un tiempo en que ella misma se jactaba de ser la única autora que acababa una novela cada 14 días, y se me ocurre pensar si no debería estar escribiendo esta entrada en algún blog sobre escritura no creativa.

Con los años, debió sentirse culpable del coste ecológico de  su carrera y solicitó como última voluntad ser enterrada en un ataúd de cartón. Falleció en mayo de 2.000 a los 98 años, y vio cumplido ese último deseo.

Todo esto es muy divertido, pero la ironía del asunto es que sus novelas nunca dejaron de hacer dinero, llegando a convertirse en algún momento en la escritora más vendida del mundo según el Libro Guinness de los Récords, o la tercera según la Wikipedia, detrás tan sólo de William Shakespeare y Agatha Christie, y muy por delante de las otras dos grandes del género, Danielle Steel y Corín Tellado, a pesar de que a esta última se le atribuyan más de 4.000 títulos. ¡Vivir para ver!

Os dejo, a los angloparlantes al menos, con una colección de sketches con los que Little Britain “homenajea” a esta gran Dama del imperio británico:

{ 1 comentario }

  1. DARKSEI | miércoles 14 octubre 2009 at 21:03 | Permalink

    Qué barbaridad! Desconocía por completo a esta prolífica y extravagante autora y a su simpático perrito.
    Como dices, sus novelas nunca dejaron de hacer dinero, al igual que las de otros autores como Stephen King, Corin Tellado; autores que han sido vapuleados por la crítica en infinidad de ocasiones. Algo parecido sucede también con el cine y la televisión: la famosa telebasura que alcanza los índices más altos de audiencia; las películas que abarrotan las salas de cine y consiguen récords sorprendentes de taquilla junto a críticas nefastas. ¿Quién llevará la razón, la aplastante mayoría que va al cine y a las librerías, o los críticos e “intelectuales”?
    Se me viene a la cabeza la frase: “Coma usted mierda, cien mil millones de moscas no pueden equivocarse”.
    Stephen King (un tío muy inteligente) dijo en una ocasión: “Soy el equivalente literario de una Big Mac”, pero nadie vende más que yo”.

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.