Skip to content

Twitter de cine

Follower, follower, twitter, twitter…

A mí el exceso de redes sociales ya me toca la moral, porque si no estás en Myspace y en Twitter y en Facebook y en nosécuántas más, parece que no seas nadie… Pero al grano. Los famosos también se apuntan. Los blogs son para antiguos (como yo). Ahora lo que se lleva  es el microblogging: estar escribiendo minitonterías cada diez minutos. Lo gracioso es que los “grandes” también lo hacen. Si quieres seguirle la pista a ídolos como Kevin Spacey, Donnie Wahlberg o Demi Moore, lo tienes fácil. O bien (a lo que vamos nosotros), si quieres saber cómo es el día a día de guionistas de la talla de Neil Gaiman (Stardust, Coraline), Seth MacFarlane (Padre de Familia), Eric Roth (Forrest Gump, Benjamin Button) o Diablo Cody (Juno, The United States of Tara), los tienes a todos en Twitter. La lista, si no completa, al menos sí bastante extensa, aquí.

{ 3 comentarios }

  1. JorgeA | martes 7 abril 2009 at 20:00 | Permalink

    Bah! Pues entonces no soy nadie. Me parece una pérdida de tiempo y energía.

    Yo estoy en blogs y foros, por más que me vean antiguo. Y no me importa, creo que eso es lo importante.

  2. Javi de Ríos | miércoles 8 abril 2009 at 08:50 | Permalink

    Una red social como Twitter, que es más una herramienta de comunicación que una red social puede ser muy potente, y si tu y la gente que agregas la usa para escibir chorradas eso ya es cosa vuestra. La magnitud de las chorradas no tiene porque estar ligada a la brevedad del texto, hay miles de blogs llenos de bazofia por la red.

    Aún así, el blog es tan, tan potente que se integra perfectamente con cualquier tipo de red social,el blog siempre será “tu rincón”; eso es importantísimo.

  3. Miguel Moreno Baladrón | sábado 18 abril 2009 at 11:13 | Permalink

    Jejejee. Muy bueno el enlace al capítulo de Enjuto (no se quién es, pero tiene muchos más followers que yo en el twitter…) jajajaja

Enviar comentario

Tu email no será visible públicamente. Los campos marcados con * son imprescindibles.